Película: Reservoir Dogs.


HOLIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII



Jajajaja, ¡llevo meses queriendo hacer eso! Por votasiò popular, Reservoir Dogs ha sido la ganadora esta semana, y sí, sé que me he retrasado, pero esta semana ha sido una locura para mí, ha sido una semana rara, como Tarantino, el director de la película que hoy nos ocupa. Cuando digo que Tarantino es un tío raro, quiero decir que es raro raro, y a parte de su fetiche con los pies y de la mirada de prevertido que tiene


es un total friki del cine. Basta que os diga que tiene una película favorita, no recuerdo ahora su nombre, y siempre que se plantea salir con una chica, se la pone. Si a ella no le gusta, puerta. Es un tío de gustos sencillos.

La cosa es que este tío tenía un videoclub, y lo convirtió en la meca del cine raro. Películas asiáticas que ni sus creadores conocían, serie B, serie C... las conocía todas, se las sabía todas, y él las tenía. Trabajó un par de guiones, que no llegaron a cuajar en Hollywood, hasta que escribió 'Reservoir Dogs'. La cosa es que el guión de un cuasi primerizo llegó a manos de Harvey Keitel, y le encantó. Harvey, el tipo de aquí


convenció a productores para que financiaran esta película, y su convencimiento arrastró a otras estrellas al proyecto. Así, Tarantino, siendo no un novato, pero sí un primerizo en la dirección, se vio de pronto en Hollywood, manejando un gran presupuesto y una buena plantilla de actores. ¿Qué hizo con todo eso? Un peliculón. Cosechó grandes críticas, y subió la fama de Tarantino y su confianza en él, lo que le permitiría hacer más películas en Hollywood. El resto es historia. Esto es 'Reservoir Dogs' sin spoilers...
Aquí K-Billy y sus Supersonidos de los 70. Sigue en la onda.


¿Sabes de qué va 'Like a Virgin'?

De izquierda a derecha: los señores Rubio, Rosa, Blanco, Naranja y Marrón.

Una película de un atraco no suele empezar con los ladrones hablando sobre la letra de una canción, ni sobre propinas, pero Tarantino lo hizo. La técnica nos dice que esto está mal, que las escenas de una historia nos tienen que dirigir hacia el final de una trama o hablar sobre información crucial sobre los personajes.

La cosa es que, aunque hablen de una comehombres que siente dolor después de mucho tiempo, o sobre la necesidad de dar propina, en realidad sí hablan información crucial sobre los personajes. El señor Marrón es un cachondo, el señor Rubio, un tío tranquilo, de alta autoestima, comprensivo y sensible; el señor Naranja está algo perdido, Eddie 'el Amable' es un macarra, el jefe, Joe, no hace ni caso a la conversación y se limita a apuntar cosas en su agenda porque es un tío serio, y el señor Blanco parece ser el único que puede desafiar su autoridad. Y el señor Rosa es al que se le ve el más frío y calculador de todos los presentes.

¿Os acordáis que, cuando hablé de los flashbacks, dije que desde que se estrenó 'Memento' todos querían usar el flashback moderno? También comenté que Tarantino iba por libre, y así lo demuestra esta película. Si no me equivoco, solo una película de Tarantino es completamente lineal, y esa es 'Jackie Brown'. Aquí hay mucho del que yo llamo flashback moderno: comienza 'in media res' y avanzamos en la historia a la vez que nos enteramos de qué va la vaina yendo al pasado.

Esta línea temporal, unido a la extremadamente larga conversación del comienzo, nos empapa de pleno en el estilo de Tarantino: va a su bola, es irreverente, es original, y solo acabo de empezar.

El atraco imperfecto.

Contar la historia de un atraco sin mostrar el atraco es curioso, y difícil, más aún si empiezas la historia por la mitad. La historia, además, se desarrolla en un almacén, en el que los personajes interactúan, discuten, se pegan, y se recriminan: de los seis que son, hay un traidor. Un almacén es suficiente para narrar esta historia. Por supuesto, hay más emplazamientos, pero son muy transitorios y prácticamente anecdóticos.

Mientras los personajes, después del atraco, tratan de averiguar quién es el traidor, la historia salta de vez en cuando al pasado de alguno de ellos. Algunos de esos flashbacks son innecesarios, es un buen puzzle, sí, pero el flashback del señor Blanco no nos dice absolutamente nada que no nos hayan contado ya con anécdotas o nos hayan mostrado con acciones de sus protagonistas.

Te preguntarás, 
"¿Por qué coño nos mostrarían esta historia a cachitos? ¿Para que no me aburra? Ah, no, ya sé, para no descubrir quién es el traidor hasta el final" «Tú, parece mentira que no sepas lo que has dicho»
En realidad, mai frend, quién es el traidor da igual, no es la clave de la película, como sí es en otras. Aquí, en mi opinión, es mucho más importante cómo un personaje parece de una manera y luego resulta de otra, cómo reaccionan ante el peligro, y qué razonamientos usan. Al fin y al cabo, el fuerte de Tarantino siempre será la interacción entre personajes.

Y para eso usa Tarantino los flashbacks, para guiarte poco a poco a su verdadero mensaje, más allá de qué ha pasado o quién es quién.

La 'banalización' de la violencia.


¿Por qué los criticos de cine no paran de decir que Tarantino banaliza la violencia? ¡Es absurdo! Michael Bay banaliza la violencia. Zack Snyder banaliza la violencia. Pero Tarantino hace justo lo contrario: si están torturando a alguien, el torturado dirá que tiene un crío. Un personaje que pronto morirá hablará de su esposa, que está enferma y depende de él para cuidarla. Estoy poniendo ejemplos aleatorios, y no se me ocurren más, pero la cosa es que, que el asesino no tenga compasión ninguna y ni siquiera se inmute por matar a esa persona, no quiere decir que Tarantino no lo haga.

De hecho, es todo lo contrario: el hecho de dar al personaje que va a morir una identidad, una familia, gente que dependa de él, y en definitiva, motivos para que te apene su muerte, hace que, cuando veamos la brutal y apática muerte que acaba de sufrir, sintamos pena. Y no solo sentimos pena, sino que la manera de dirigir de Tarantino hace que, al mismo tiempo, no la sintamos. En un momento, hemos empatizado con asesinado y asesino, en un solo segundo.

No debes confundirte. Si un personaje hace algo, no significa que su escritor o director esté de acuerdo. Si Tarantino banalizara la violencia, no dotaría a sus personajes de la profunda identidad de la que les dota. Coño, si casi parecen reales.

La historia del señor Naranja.

Hay una escena en esta película que no solo es mi favorita, sino que es mi favorita de todo el cine, diría yo, y no puedo obviarla. Hablo por supuesto de la anécdota que cuenta el señor Naranja, sobre un trabajillo que hizo una vez relacionado con la maría. El hombre no es muy locuaz, pero como la historia es graciosa, la cuenta varias veces, y al final coge práctica. De ser una historia insegura e interrumpida, vemos cómo poco a poco los detalles se vuelven nítidos, cómo Naranja cada vez está más dentro, cómo los personajes que intervienen actúan mediante la psicología que siente el señor Naranja en todo momento, y no como actuaron en la realidad: la historia que se convierte en historia.


Por favor, id a ver la película solo por ver esta escena. Como diría Lego Batman...
"Me flipa" «Lego Batman»
Sin duda, toda una lección sobre cómo dirigir, porque claro, yo sé distinguir cuando algo es bueno, pero no suelo sacarle fallas porque tampoco tengo mucha idea de cine, así que aprovechad mi ignorancia para disfrutar mejor de la película.

La música: otro personaje.


'K-Billy y sus Supersonidos de los 70' es un programa de radio recurrente en la película, a todos les encanta, parece ser. Bien, cuando diriges una película, como en cada aspecto, te has de plantear cómo enfocar la música. ¿Usar banda sonora? ¿Usar canciones reales? ¿Mezcla? 'Reservoir Dogs' apuesta por una banda sonora compuesta de canciones, y no es cuáles pone, es cómo las pone. Siempre que se escucha una canción, es porque alguien ha encendido la radio, incluso en las transiciones (en las que suena la radio), se entiende que suena porque alguien la ha encendido, y de hecho un tío habla antes de poner la canción, como si fuera realmente un programa de radio.

Cuando suben el volumen de la radio, se escucha mejor, y cuando sales de la habitación, la música se apaga. Si vuelves, la música se escucha de nuevo. No es música para crear atmósfera, es música para crear contexto, un ambiente de realidad en el que la música, al igual que el ruido, no es omnipresente en la película. Y por supuesto, cuando alguien está en su casa y suena una canción, antes de irse, la apaga del reproductor.

Este trato que se le da a la música es, de la misma forma que en la saga 'Guardianes de la Galaxia', el de convertirla en un personaje más, clave para la trama, para el humor de los personajes, y más que un termómetro de la temperatura de la película, en el caso de Tarantino es un aspirador que te saca de la realidad y te mete dentro, incluso sabiendo que estamos en una película, y que la cámara va de un sitio a otro, a veces alejado de donde estábamos.

El mensaje.


No existe gran historia sin un mensaje. Por supuesto, he dicho que no daría espoilers, así que lo pondré en tinta blanca para quien no quiera leerlo, y para quien sí, que arrastre el ratón por él. Como ya dije antes, el mensaje de la película, su conclusión, va más allá de las cosas que ocurren en la película, y así usa los flashbacks, para marearte, romperte tus esquemas predefinidos y en última instancia, guiarte hacia lo que Tarantino quiere:

El problema no es que haya un traidor, sino que haya empatía en el mundo de los ladrones. Cometer actos ilegales te obliga a ser frío, no puedes encariñarte de cualquiera si quieres seguir vivo. Todos los protagonistas de esta película son, en realidad, los villanos, salvo Blanco (por accidente) y Naranja. Naranja por intentar detener a los villanos, y Blanco, por sentir compasión por Naranja, por contarle cosas de su vida. Este error fatal de Blanco es el que condena a todos los villanos, menos al 'profesional', que simplemente va a la cárcel arrastrado por los errores de Blanco. No es ni una oda a la criminalidad, ni una denuncia: Tarantino solo muestra su visión hacia ella.

Fin del mensaje. Esta película me gusta mucho, no es mi favorita de Tarantino, pero oye, es la segunda. La razón es que me encanta su mensaje, me encanta cómo usa los flashbacks, y me enamoran los planos secuencia y las escenas largas porque me parecen muy difíciles de hacer. ¿Y qué tiene mi película favorita de Tarantino que no tenga esta? Bueno, simple. Planos secuencia y escenas largas más largas LOOOL xdxdd y además, tiene uno de los mejores villanos de la historia del cine, y con él, unas escenas de suspense acojonantes.

¿Ya sabéis cuál es? Pues algún día próximo, la reseñaré. ¡Un besito!

NOTA 1: fijaos en la música de los créditos finales. Joder, se acaba como una serie de dibujos para niños jajaja.

NOTA 2: ¿soy yo, o las palmas no suenan en esta película? En determinado momento, un hombre le pone las palmas en los cachetes a alguien, y no suena. Y en otro, un tío da las palmas, pero no se oye. Me he rayao, eso es todo.

¡Lo más popular!

Película: Wonder Woman.

Hablo en defensa de Jumanji (2017).

Películas: La Amenaza Fantasma, El Ataque de los Clones, y La Venganza de los Sith.

¿Por qué DC va tan atrás respecto a Marvel?

Película: Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas.