Película: Rec.


Cuando decidí publicar contenido de terror en noviembre, solo quería dar ambiente. Ambiente no sé si daré, pero yo bien que me he ambientado de Halloween para muchos años. Eso de ver películas de miedo no me mola nada, me pongo muy nervioso y mi expectativa de susto tira más fuerte de mí incluso que el susto.

En un principio, las cuatro películas de terror que reseñaré en noviembre iban a ser un top 4 de las mejores películas de miedo que yo hubiera visto (pocas), pero, mientras escribía mi primera reseña, esta mañana, cambié de parecer. Hay varias maneras de crear miedo en una película, varias capas, por así decirlo, y si quería plasmar las cuatro maneras principales de hacerlo, tenía que ver una película. Hoy. Y no podía dejarla para mañana cuando me cagase, no, porque martes es hoy, así que me la he visto del tirón y sin parar, y así estoy.

En fin, caquitas en los pantalones a parte, sí, he visto 'Rec', de Jaume Balagueró y Paco Plaza, y es una jodida obra maestra.

Historia realista, crítica realista.


A ver, no, no es una obra maestra, pero es original, sabe lo que quiere y lo hace casi todo bien, así que la considero muy buena, y mucho mejor que la mayoría de producciones de terror de Hollywood. Pero hay un problema: necesito hablar con spoilers para sacarle los defectos. El argumento, en sí, no es nada del otro mundo, hasta yo sabía cómo acababa sin haberla visto, debido a su mítico final, parodiado hasta decir basta. Parodiado por icónico, ¿eh? No vayáis a creer que es ridículo.

En fin, lo dicho. Esta película la recomiendo, el resto... a spoilers.

La inmersión de la primera persona.


La cámara en 'Rec', como seguro que sabéis, es un personaje más. Hace poco se estrenó una película llamada 'Hardcore Henry', muy original por estar en primera persona total, es decir, en la pantalla se muestra lo que ve el protagonista. 'Rec', en este caso, es parecida, pero no igual: dos reporteros hacen un reportaje y quieren grabarlo todo.

¿Sabéis por qué un videojuego de terror siempre dará más miedo que una película de terror? Porque es más inmersivo. Tú controlas al personaje, así que si te pillan, tu avatar muere, y cuando jugamos, tu avatar es como si fueras tú, y al implicarle, te metes en situación, y cuando te metes, te acojonas. Estoy seguro de que los directores pensaron, ¿cómo elevar al máximo el nivel de inmersión en una película?

No sé qué les pasa a los directores de cine con este asunto de las cámaras. En 'Hardcore Henry', el protagonista literalmente lleva una cámara en lugar de un ojo, y en 'Rec', la cámara la llevan los reporteros. ¿Tan imposible es que nuestro protagonista sea literalmente la cámara? Si 'Hardcore Henry' llevase un ojo en lugar de una cámara, igual me creería lo que veo, pero en fin. Nosotros somos la cámara, y ellos la llevan al hombro.

Hardcore Henry pieedad, digo, footage.

En mi opinión, tal como acabo de decir, la inmersión total sería ser un personaje, pero el asunto de la cámara funciona, porque estoy más cagado que de normal, porque oye, me veo a mí mismo atravesando un pasillo tenebroso, y cuando viene un bicho, NO SÉ POR QUÉ, se abalanza contra la cámara, y claro, estoy cagao, cada vez que un bicho se acercaba yo me sacudía, decía
No, no tengo un euro para ti, pinche wey, váyale a atracar a otro.
Ahora en serio.

A veces caótico, pero muy inmersivo.

El principal acierto de 'Rec' es que es una obra 100% realista. No hay enseñanza que aprender, no existen los arcos de personaje, tan solo son una retaíla de personajes que actúan en un momento límite, y los que pueden, sobreviven. Desde el minuto uno, me creo que los dos actores protagonistas son periodistas, y me creo que yo mismo soy una cámara. La forma de continuar la toma, de hacer cortes... todo es muy natural, Manuela Velasco está tremenda, y las situaciones que generan ella y los bomberos al comienzo de la película son jodidamente realistas. ¡Dios, si los bomberos ni siquiera parecen actores!


En los momentos tensos, también funciona. Hay un determinado momento en el que Pablo, el cámara, comienza a caminar por un pasillo en el cual sabes que sí o sí, te va a esperar una vieja loca en la sala del final, vieja que ha generado dos heridos graves incluso con personas tratando de detenerla, y Pablo, tú ole tus huevos, caminas solo. Obviamente no quieres que se acerque a la puta vieja, la chica tampoco, pero Pablo se acerca. Hace exactamente lo que tú no quieres solo para que te sientas incómodo.

Hiueputaaaaaa.

Sin embargo, hay un problema principal: las transiciones. Verás, esta película es, en teoría, la grabación de un reportaje, no es un reportaje el cual estemos viendo, no, se está creando según lo vemos, es decir, está en estricto directo. Cuando en un libro escribes en primera persona y en presente, es exactamente lo mismo, y ambos medios se rigen por las mismas reglas narrativas. Te preguntarás, pero Carli, ¿a qué viene esto? Verás, estoy escribiendo una novela en primera persona presente, y mis profesores me tienen bastante avisado de cómo funciona.

El principal problema de un primera persona presente es que no sabes qué es importante, y qué no. Debido a esto, debes crear historias cortas, en las que todo lo relevante esté más o menos concentrado. ¿'Rec' lo cumple? Sí, ok. Sin embargo... ¿cuándo acabas una escena? Este es el problema que para mí tiene la película en cuanto a dirección: las transiciones a negro.

En el parque de bomberos, los cortes se hacían de forma completamente natural... entonces, ¿por qué meterme esas distorsiones en la casa, cada vez que cortas la cámara y la vuelves a encender? Después, me he fijado que algunas escenas se cortan abruptamente cuando se supone que ya se ha dicho todo lo que se tiene que decir, y la cámara vuelve justo antes de que pase algo importante. Eso es un poco irrealista para ser un reportaje, ¿no crees? Por lo general, el cámara graba mucho más de la cuenta para no perderse nada, porque no sabe cuándo van a ocurrir las cosas.

Esta distorsión es de la película, acompañada de un sonido metálico artificial en cada transición.

Por lo general me molestan todas las transiciones dentro de la casa, pero hay una en la que no: cuando la niña la enciende y empieza a monear con ella. Cuando se va, se queda torcida y desenfocada, y hubiese sido un momento increíble para que de pronto grabara la amenaza con la que tratan, pero al estar desenfocada, nosotros como expectadores no pudiéramos verla bien y nos acojonásemos más, pero no, en su lugar ocurre algo que me guardo para después.

Además, cuando algo golpea la cámara, vale, la cámara pierde sonido, se le puede haber caído el micro, haberse doblado... lo que sea. ¡Pero luego, a los pocos segundos, lo vuelve a recobrar! ¡Una cámara no es una persona, que tiene un pitidito en los oídos cuando son golpeados y luego se pone bien! Si eres un experto en cámaras y esto es normal, plis, no dudes en decírmelo y en quitarme de mi amargada ignorancia, pero hasta entonces, me choca.

(Pero... si el micro es de mano y lo tiene la periodista... ¿por qué luego la cámara graba audio sin él? ¿Y por qué cuando le dan golpes se le va el audio, si es regido por el micro de mano? Pero chhhhhsss...)

Y por último, si estás en 'estricto directo', si todas las leyes de la película se rigen en las leyes de funcionamiento de la cámara... ¿para qué coño me repites la frase de "grábalo todo", justo al final? Me corta el rollo. En serio, esa frase sobra en todos los sentidos, porque no vale para nada, no me cambia nada mi forma de ver lo que acaba de pasar, y me saca de la realidad en la que me ha metido. Pero en fin. Salvo mis pegas, el uso de la cámara está bien utilizado.

Sobre los actores y la historia.


Como ya he mencionado, los actores principales están muy bien, y los bomberos parecen de verdad bomberos. No solo eso: todos en esta película lo hacen bien, no hay nadie del que pueda poner pegas... bueno, uno, el policía. Seguramente no sea culpa suya, pero no me creo que ese tío sea policía, no sé por qué, me parece un tolailo.

MÑÚUUUUUUU

Salvo eso, tenemos un Ferran Terraza de diez, una pareja de abuelos que parecen abuelos de vecindario tal cual, una familia china que parece china, una niña que parece una niña y... bueno, en general, todo bien, coño.


Pero. Cuando empiezan a surgir problemas, su humanidad pierde credibilidad, y me los empiezo a creer menos. Es muy difícil para un escritor gestionar los momentos de crisis, porque es muy, muy fácil que los personajes se nos vayan y no resulten creíbles, y, en los momentos iniciales de chillidos y tal, se me hizo bastante tedioso ver la película. Acabado ese momento, comencé a creérmelos mejor, se nota que el problema ya ha sido presentado y los personajes vuelven a soltarse de nuevo. Que, por cierto, el momento en el que el policía apunta al resto me parece muy bien hecha, con la luz al fondo, el policía en las sombras, y nosotros detrás de la chica. Podríamos haber estado en primera línea, por eso de aprovechar la inmersión de la primera persona, pero no, al ser una historia realista, nos ha tocado detrás. Me gusta.

Los momentos para respirar en esta película están muy justificados, por eso de que los protas son periodistas y quieren hacer entrevistas. Y, por supuesto, me gustaron las entrevistas, me reí mucho con la de los viejos.

Expoiler es mala.

Pero vamos con la sangre, ¡que si no, no soy yo! Bien... esta película tiene bastante exposición que le sobra. Cuando los protas se ocultan de la niña de Madeira que da puto miedo, Pablo dice
"No puede vernos" «Pablo, buen observador, mejor persona»
Pablo, hijo mío, estáis a oscuras. ¡Pues claro que no puede veros! Y de todos modos, tú no sabes si ese engendro puede ver o no a oscuras, no lo digas tan a la ligera, porque sabes de ella lo mismo que yo. No solo eso. Un par de minutitos antes de este momento, la chica y el cámara están investigando el ático, en el que vemos:

  1. Experimentos biológicos
  2. Fotos en blanco y negro
  3. Figuras de Cristo y de María
  4. El ático está hecho mierda

Yo, personalmente, te aseguro que no necesito encontrarme un panfleto ni recortes de periódico sobre posesión demoníaca. ¿Por qué? Porque lo que me has mostrado hasta ahora son zombis. En el momento en el que me sugieres que los zombis ocurren cuando un demonio posee a un hombre me estás rompiendo la realidad, me pongo a pensar, y de tanto pensar, y de tanto saber a qué me enfrento, el miedo que genera la amenaza baja.

Hasta ahora, la película ha ido funcionando porque no sabemos a qué coño nos enfrentamos. Al principio parece una vieja loca, luego parecen zombis, pero son zombis que aparecen en una ubicación concreta y cuyo origen se desconoce, y pum, al saber el origen, ya no tengo miedo. Te aseguro que con las imágenes religiosas es suficiente: después de verlas, aparece el niño en el piso de más arriba, aparece la niña, yo me cago vivo, y cuando la película acaba solo tengo pistas, pero no tengo soluciones.

Por supuesto, el magnetófono es en sí una exposición acojonante, y mola porque la chica, rebobine lo que rebobine, siempre cae en algo nuevo que nos hace averiguar qué ha pasado aquí.


¿Y no vamos a mencionar el impresionante TAIMIN de la niña, que pota y se vuelve loca justo cuando la descubren? Menos mal que compensan ese deus ex machina con la genialidad de encender la tele en el piso del presidente de la comunidad, dando una genial atmósfera. Aunque me corten el rollo cuando Pablo no haga más que grabar en lugar de buscar las llaves. Emoticono triste.

Hablemos sobre la expectativa.

Cuando estás encerrado 'a solas' con el peligro, duele. Cuando sabes que tienes que moverte a través del espacio y lo más normal es que te cruces con el peligro, duele más. Pero cuando no sabes cómo va a comportarse ese peligro, y hace mucho tiempo que no sucede, tú te acojonas, porque sabes que en algún momento llegará, pero no llega, no llega...


Ayer mismo en Skyrim (juro que estoy cerca de completarlo al 100%) hice la peor mazmorra de mi vida, en cuanto a que me cagué vivo también. Sí, lo sé, yo quisiera cagaros a vosotros pero el primero que se caga vivo este noviembre estoy siendo yo. A parte de que los enemigos eran unos cabronazos invisibles y escuchaba ruidos raros, el principal problema es que, en el último tercio de la mazmorra, no había malos.

Como lo oyes. Estaba recorriendo un fragmento vacío de mazmorra y estaba acojonado. Tengo un poder que de vez en cuando me ilumina los seres vivos que hay cerca, y yo lo usaba sin descanso pero nada. Mientras tanto, viajaba a oscuras, con una antorcha que podría atraer a un supuesto malo que podría no haber visto, pasando junto a cadáveres que llevarían sentados en sus sillas durante siglos, junto a trozos de cuerpo cercenados, sangre en el suelo, una mesa de experimentos, pero yo trato de iluminar, y no hay nada. Sé que debería haber, porque conozco el juego, pero el juego utiliza eso en mi contra y logra acojonarme en una cámara vacía.

Eso, amiguete mío, es la expectación.


Quitando los sustos que no te esperas, hay tres momentos en los que la expectación explota en esta película. En los tres ocurre lo mismo, porque la expectativa siempre se crea de la misma manera: te hacen esperar algo que en teoría deberías no esperarte. ¿Arruinar la sorpresa? Y un huevo. Una sorpresa es un susto, saber que va a haber sorpresa, es acojone.

En la primera de ellas, Pablo avanza por un pasillo en el que sabes que ahí hay una vieja, sabes que la vieja es peligrosa, pero nada, Pablo se acerca porque debe de ser imbécil. Tú oyes ruidos en la habitación de enfrente, y te esperas encontrarte con la vieja, te lo esperas, te lo esperas... y de pronto, ¡aparece otra persona! No es la vieja, pero joder, está tan mal como ella. Hasta que aparece y puedas huir, la ansiedad se ha ido construyendo.

En la segunda, ya en el ático, vemos que... bueno, es un ático malrollero de cojones. No te cabe duda de que aquí se originó todo, aunque se empeñen en exponerlo emoticono de enfado, y te esperas algo. Ves que hay muchas fotos de la misma niña y te la estás esperando en el fondo. Los chicos avanzan, ay qué miedito, seguro que ahí hay una niña, pero nada, un magnetófono, y siguen, los protas gritando porque para qué ir con cuidado, tú sabes que algo va a pasar porque hace mucho que no pasa nada, hay un silencio y PLUUUUUM, se baja la puerta al ático-ático. ¡Ja! ¿Esperabas un bicho? Pues no, es una puerta, y tú te asustas porque eres un pringao... sí, he leído a los directores entre líneas.


Y por último, cómo no, voy a hablar del 'Nonscope 360'. Es broma. Cuando baja la trampilla, Pablo asoma la cámara, a ver si hay una salida por ahí, y empieza a hacer un barrido lento por el lugar. Tú te esperas algo, pero no llega, pero seguro que sí, levantas el cartón de las palomitas para que te tape la pantalla... ¡y ahí lo tienes! Un niño rata jugador del 'Call of Duty' le da un sopapo. Decir que este 'Nonscope 360' también lo hacen en 'Rec 2', seguramente a modo de homenaje, pero en esa película juegan con tus expectativas de nuevo y ocurre algo diferente.

Finalmente, voy a comentar dos casos criminales de exposición que tiene esta película, porque me parece perfecto que decidas exponer, o sea, es tu problema, pero cuando en una película de miedo usas la exposición para encima joderme a mí la experiencia de miedo... no te lo paso. Es decir, yo di las gracias a la película porque soy un cagado, pero para ella es un delito grave hacer esto. Os explico.



¿Os acordáis, en la primera temporada de esta reseña, cuando dije que la cámara se desenfocaba porque la niña trastea con la cámara? Dije que luego sucedía algo que me reservaba para luego, y, en fin, soy mago y convierto un luego en un ahora. La chica, después de esto, le dice al cámara
"Si la vieja estaba loca, y tenía una infección... al morder a esos dos, ¿esos dos se levantarán y se volverán locos como ella?"
Cariño, eres una detective alucinante, pero los detectives y las personas listas no valen para las pelis de miedo. Para eso están los thrillers, o si no mira la cantidad de veces en las que el prota de un thriller es un detective listo, porque convierte lo que da miedo en algo con sentido. En fin. Lo que trato de decir con esto es que yo, como expectador, ya había deducido esto, así que no necesitaba escucharlo de nadie. No obstante, si un personaje lo deduce está en todo su derecho de decirlo... si la película no fuera de miedo. Al decir que probablemente esos dos se levanten y se vuelvan locos, estás confirmando lo que yo ya sospechaba, y mis defensas se multiplican por mil y me preparan para que, cuando eso pase, yo esté preparado y no me dé miedo. Si en lugar de levantarlos haces algo distinto, fenómeno, pero es que pasó eso exactamente.

La segunda vez ocurre en el ático. Verás, yo, sinceramente, cuando entran en el ático, pensaba que estarían a salvo y que la película terminaría (mentira, vi 'Rec 2' antes de 'Rec', pero lo hubiera pensado). Cuando la puñetera primera frase que dice el cámara al entrar en el ático es
"Aquí no puede haber entrado nadie" «¡Genio!»
Mi cerebro, automáticamente, piensa... ¿y si sí? Me entiendes, ¿no? Cuando yo empezara a ver los experimentos, las fotos, etc, se iría creando en mí una atmósfera de ansiedad de forma genuina, y comenzaría a pensar que no están a salvo. Pero yo lo supe desde el momento en el que torpemente intentan tranquilizar al espectador (porque sí, esa frase va al espectador).

Er finá.


He de decir que la dirección de esta película es acojonante, y aunque la historia es más floja, 'Rec 2' está aún mejor dirigida. El clímax de esta película me ha encantado, la forma de llevarlo, la atmósfera de la tele, la ansiedad de la actriz que me parece sobresaliente plus, y en general, recomiendo esta película por encima de muchas otras superproducciones sobrevaloradas.

Un besito.

Pequeña reflexión para dejarte con el culo torcido.

Como ya sabéis, el protagonista de una obra es el más decisivo en una historia y el que más cambia respecto al resto de personajes. Hay excepciones, lo sé, pero esta es la regla general.

Bien, hablando de excepciones. ¿Quién es el protagonista en esta película? Definitivamente la cara que más vemos es la de la chica, y es con la que más nos identificamos, pero te recuerdo que la cámara la lleva el cámara, y, en conjunto, es el que más 'hace' por la historia, llevándonos y tomando decisiones, aunque no nos gusten, como la de aventurarse por el pasillo hacia la vieja. O, por ejemplo, llevar él la cámara a aquellos lugares a los que la chica no puede acompañarle pero que es importante que veamos lo que sucede para que nosotrosos, expectadores, entendamos todo.

Ale, cómete la cabeza. Y la respuesta "los dos" no es válida.

¡Lo más popular!

Película: Wonder Woman.

Hablo en defensa de Jumanji (2017).

Películas: La Amenaza Fantasma, El Ataque de los Clones, y La Venganza de los Sith.

Película: Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas.

¿Por qué DC va tan atrás respecto a Marvel?