Hablo en defensa de Jumanji (2017).



La 'Jumanji' original, estrenada en 1995 y protagonizada por el grande Robin Williams, fue todo un éxito, y fue captando más y más fans conforme pasaron los años. El día que conocí esa película, la vi cuatro veces, y el día siguiente, otras tres. Estaba siendo cuidado por unos amigos de mis padres los dos días, y aunque ellos estarían encantados, yo creo que aburrí bastante a su hija, más o menos de mi edad. Jajajaja... qué tiempos. ¡Y qué remedio! Me encantan los animales, y antes tenía una extraña pasión por los insectos. Así que la idea de un juego del cual salían bicharracos me parecía la perfección absoluta.

Antes que nada, en caso de que la peli acabe siendo un truño, nunca he defendido a la película, porque no la he visto, no se ha estrenado equis dede. Lo que voy a defender es la idea.

Hago un paréntesis en el evento de Star Wars para hablar sobre esta peli, que se estrena en diez días, precisamente para ponerme a su favor y protegerla de las críticas cara a aquellos que me lean. Esta parece ser una película que divide a la audiencia y a los antiguos fans, pero... ¿por qué?

Por culpa de las perras nostálgicas.


No quiero hacer sangre sobre este tema, y escribo esto para solucionarlo un poco y no empeorarlo más, pero prefiero decirlo de primeras y luego argumentarlo que al revés, porque pocas veces he visto un problema más fácil de identificar.

Star Wars tiene una grave legión de perras nostálgicas, todos sabemos cómo se comportan: las precuelas son el demonio, las originales son dios, y las originales remasterizadas son el demonio. Disney es el demonio, porque intenta copiar a las originales diosas, y 'Rogue One' es una mierda para sacar pasta, pese a la calidad real que tiene. He oído a gente decir en su momento que ojalá el Episodio VII fuera tan solo Luke, Han y Leia viviendo aventuras en Tatooine, Hoth y Endor. LITERAL.

La nostalgia es muy mala. Se aferra en la amígdala, y nos mete creencias duras que, si son amenazadas, nos pone agresivos. Te seré sincero, y esto puede ser duro de leer si padeces de nostalgia: pero si odias lo que lleva el nombre de la saga que te gusta porque es diferente a la historia original, y hablo de que la odias, no de que no te guste o la detestes, quizá dependas de esa película para ser feliz. Y el tema que estoy tocando es serio, y delicado, tan solo invito a reflexionar. Pero pronto haré un vídeo sobre esto, en el que me explicaré mejor.

¿Qué cambia respecto a la original?


Básicamente, una cosa: el juego de mesa se ha convertido en videojuego. Antes, el juego podía absorberte (solo pasó una vez y no dio evidencia de querer hacerlo más), y cuando lo hacía, viajabas al mundo paralelo de Jumanji, y allí, hacías de ti mismo, eras tú metido en ese universo, aunque, normalmente, era el universo de Jumanji el que se trasladaba a la Tierra. Sea como sea, el juego mezclaba ambos universos.

Ahora, sin embargo, el juego no da evidencias de que vaya a trasladar a los personajes de Jumanji a la Tierra (aunque sería un clímax increíble), parece que, simplemente, absorbe a los que lo juegan, y además, no son ellos mismos, sino los personajes que hayan elegido, cada uno con sus habilidades propias.

Además, parece que el mundo de Jumanji se ha modernizado. Antes parecía estar ambientado en el siglo XIX, por el atuendo del cazador, pero ahora parece ser más moderno, en el final del siglo XX. Los cambios parecen parar ahí.

¿Traiciona a la idea original?


Yo creo que no. No entiendo esta película como una secuela directa de la original, pero incluso en caso de que lo sea, sigue sin traicionar la idea original. Me explico. Jumanji, más que un juego, es un portal que, literalmente, juega con sus jugadores y mezcla dos mundos en el proceso. Es eso, un portal cabrón, un desafío.

Si entendemos Jumanji según este concepto, no importa que sea un juego de mesa o un videojuego, por ser, podría ser que el propio juego hubiese cambiado de forma para adaptarse a los nuevos tiempos, solo para seguir siendo el portal cabrón que juega con dos realidades paralelas. Podrían generarse nuevos Jumanji según los tiempos cambian, porque Jumanji, aunque pareciera un juego de mesa, perfectamente podría ser algo más, aunque la película original no lo diese a entender.

Aún nos queda el detalle de que los protagonistas no son absorbidos totalmente, sino que son cambiados por sus avatares. Si te soy sincero, esta idea sí podría chocar con todo lo que hemos venido conociendo hasta ahora, salvo por un detalle: que en realidad, no tenemos claro que Allan, en la película original, fuera o no un avatar. En mi opinión, este es un detalle del que se aprovecha la película, y de paso, le añade un toque cómico extra.

¿Por qué la defiendo?


El deber de una secuela es expandir el universo de la primera parte, porque nunca queremos ver lo mismo una y otra vez. Siempre debe haber algo más allá, algo más, hasta el punto en el que tantas secuelas hayan matado la magia de la saga. Bien, no sé tú, pero yo desde pequeño siempre he querido ver el mundo de Jumanji con mis propios ojos, y no me refiero a la serie animada, la cual me he tragado de principio a fin, sino en películas. Y en esta película te lo muestran, y bastante.

Lo segundo, la idea de los avatares me parece muy original, y bastante graciosa. ¡No me jodas! El pringao frikillo ahora es tocho tope de musculado; el deportista to cachas ahora es un tío bajito y poco en forma, sin ninguna habilidad especial. La chica normal ahora es toda una sex symbol (joder, Karen Gillan, eres mi nuevo crush), y la chica sex symbol en la vida real, instagramer y todo eso, ahora es un tío, ¡un tío, bajito y gordo! Jajajajajaja... ¿sabéis el juego que puede traer todo esto?

Adiós, Scarlet Johansson. Me he enamorado de otra.

Karen Gillan me parece que se robó medio show en 'Guardianes de la Galaxia vol. 2', y gracias a ella estoy adorando a Nébula, cómo, de ser un villano cliché, ella lo ha elevado a algo muy superior, una tercera en discordia. Una tercera en discordia es, para mí, ese personaje que no es bueno pero tampoco es malo, que a veces va con unos y otras contra ellos.

La cosa, que me voy por las ramas, es que Karen Gillan es un seguro de buena actuación, Jack Black, tenga un papel bueno o malo, derrocha carisma, y La Roca es LA PUTA ROCA. ¡Lo hace bien siempre! ¡Por qué! ¡¿Por qué es tan jodidamente carismático?! ¿Habéis visto 'Baywatch'? ¿'Dolor y Dinero'? ¿'Vaiana/Moana'?

Conclu.


'Jumanji: Welcome to the Jungle' puede salir mal, pero su idea es compatible con la idea original, y ofrece experiencias nuevas que merecen una oportunidad. Y desde luego, los actores son fabulosos. Con esto, espero que una perra nostálgica no te convenza de que esta peli merece ser destruida porque no es un juego de mesa.

¡Qué cerrados de mente, dios mío! Es la misma gente que dice que 'Capitán América: Civil War' no tiene nada que ver con el cómic, cuando dos tercios de esa película son exactamente iguales. Iguales. Lo que pasa es que la gente no entiende que en dos contextos completamente diferentes, que son los de los cómics Marvel en 2006 y las películas Marvel en 2016, las cosas no van a suceder de la misma manera y hay que salvar las diferencias.

A la hora de saber si una adaptación es buena o no, has de coger los conceptos abstractos (por ejemplo, una serie de atentados y accidentes ponen a Los Vengadores contra las cuerdas, y el Gobierno decide actuar para regularlos). Ah, se me olvidaba. El juego debe ponerles objetivos, si no lo hace, es decir, si les ha metido ahí dentro porque sí, en ese caso sí comenzaría a traicionar la esencia original.

¡Cheeeeerrrssss!

¡Lo más popular!

Película: Wonder Woman.

¿Por qué DC va tan atrás respecto a Marvel?

Películas: La Amenaza Fantasma, El Ataque de los Clones, y La Venganza de los Sith.

Película: La Cuarta Fase.