Película: El Despertar de la Fuerza.


Tengo una noticia buena y una mala. La buena es que ahora mismo, según escribo esta primera frase de la entrada, solo faltan 23 horas para estar viendo 'Los Últimos Jedi' en el cine. La noticia mala es que esta película no es tan mala como las películas originales, por lo que no voy a poder hacer una entrada tan kilométrica, porque no tengo de dónde sacar para enrollarme. Lo siento.

¿Era a finales de 2012, o a principios de 2013? Recuerdo que había comenzado a estudiar el grado de psicología en la Complutense, que un fin de semana me desperté, sin hacer daño a nadie, y leí la noticia: Disney compró a Lucasfilm y todo lo que ello significaba, y sus primeras decisiones fueron destruir Lucasarts y anunciar un Episodio VII. Casi me desmayo... Yo fui uno de los que más en contra se posicionó sobre esta compra, primero porque deseaba como agua de mayo el Battlefront III que Lucasarts estaba desarrollando, y segundo porque ya había vivido la tortura de las precuelas y no quería volverla a vivir, no quería ver cómo mi saga favorita se acababa estirando como un chicle. No obstante, la idea de un Episodio VII, siempre me había causado curiosidad, y con mis juguetes, desde peque había imaginado cientos de posibilidades.


Creo que fue en 2014 cuando salió el primer tráiler de esa película. Ya lo ves, ni siquiera minuto y medio, cuatro imágenes mal puestas, pero estas imágenes despertaron, como una Cocacola con Mentos, todas mis expectativas hacia esta película. No era el qué, sino el cómo, era la atmósfera de un antiguo Star Wars en HD. Pocos días después, J.J. Abrams, el director de la película, comenzó a subir fotos sobre el rodaje, en las que pudimos ver que las naves y los escenarios de la película eran reales. Y en verano, no sé si del 2014 o del 2015, salió un tráiler sobre el rodaje de la película, en el que mostraban los maquillajes, los disfraces, las explosiones.

TODO ERA REAL.

Infravaloré el jaip que esta película había provocado en más fans como yo, y por sacar las entradas una semana después del día en el que se pusieron a la venta, casi me quedo sin verla el día del estreno. ¡Menudo ambiente! ¡Cuántos disfraces, y qué bien hechos! ¡Cuántos sables de luz! Había mucha gente, pero yo no veía gente en ese cine, veía ilusión. Euforia. Mi película no empezaba hasta las diez y media, y a las cuatro de la tarde yo ya quería estar en el cine, y podrías pensar, joder, qué chico más raro... pero en ese cine comprendí lo que me pasaba mirando a otros.


Sentía ilusión. Nervios. Expectación. Alegría. Y por más palabras que diga, no la voy a describir del todo. Esta película significaba una promesa: la de que mi saga favorita volvía, y por fin, volvía a ser la Star Wars que me enamoró en VHS, ahora en el cine, ahora con efectos modernos, pero Star Wars volvía. Esta película era la promesa de que allí dentro iba a vivir dos horas maravillosas que nadie podría quitarme. No iba a importar que la película no fuera buena, mientras se sintiera como una película de Star Wars, y eso ya sabíamos que iba a pasar.

Cuando la película acabó, con ese final tan mítico, me abracé a mi acompañante y me puse a temblar.

Hoy toca hablar de una película muy especial, y hablaremos con espoilers.

La ilusión convertida en aventura.


La película comienza con el asalto de los soldados de la Primera Orden, muy parecidos físicamente a los soldados imperiales, pero pronto comenzamos a notar las diferencias: donde los imperiales eran unos putos ciegos que no acertaban ni teniendo un tiro limpio, estos tienen puntería y están organizados. Di adiós al famili friendli de George Lucas, madafaca: un disparo, un soldado moribundo, una mano llena de sangre que deja tres marcas en el casco de su compañero.

Estas tres marcas tienen cuatro funciones:

  1. Establecer el tono de la película.
  2. Decirte que ahora, los disparos láser sí hacen sangrar.
  3. Identificar al soldado de las marcas.
  4. Explicar, sin una sola expresión facial, toda la angustia del soldado identificado.
Uaaaaaalaaaaaaaaaaa...

Y mientras Finn vive sus aventuritas, la película se centra en Rey y en BB-8, que nos recuerdan el espíritu del Star Wars clásico: idiomas raros, arena y suciedad, atmósfera envolvente, y unos efectos muy bien balanceados entre lo físico y lo digital, además de que los efectos digitales son como siempre los hace Disney, espectaculares. La historia tiene sentido, no es perfecta, pero es coherente, al menos, y los personajes te importan porque están muy bien construidos, sobre todo los dos protagonistas y el robot, que es increíblemente expresivo. ¡Y por cierto! Rey, la protagonista, aparece en el minuto 10:30, muy lejos del minuto 17 en el que aparece Luke en 'Una Nueva Esperanza'. ¡Bien!

Sí que se toma la licencia de usar simbología, y eso es bueno, aunque me convenció más la de 'La Venganza de los Sith' que la de esta película. Cuando Rey mira a la vieja hacer lo mismo con ella, al principio, básicamente se está mirando a ella misma hacer lo que hace una y otra vez a lo largo de su vida, sin ninguna trascendentalidad. No tengo nada en contra de esa, pero por ejemplo, cuando Poe Dameron dice
Hay una oportunidad mientras haya luz
mmmmh... ejem, ejem, Dameron. Vale, lo he pillado, no tenías que ser tan explícito, pierde la gracia.

Cuestiones técnicas.


Esta película ha hecho muchas cosas bien. La primera de ellas, el enfoque: la película sabe lo que quiere, sabe la atmósfera que quiere conseguir y en definitiva, sabe qué hacer. Esto también se nota en el humor de la película, el cual tiene chistes realmente buenos (algunos) que no desentonan con la historia ni con el estilo de la película (algunos). También se nota en la visión que Disney tiene de la fuerza, muy parecida a la de la trilogía precuela, pero con características añadidas, como que ya no es necesario tener las manitas enfocando a los objetos constantemente, cosa que aplaudo. Además, los soldados de asalto malvados se nota que están mucho más entrenados que los imperiales, y la atmósfera, sobre todo en el tercer acto, está muy conseguida. Fíjate cuando el Halcón aterriza en el planeta nevado: las hostias que se da me dan la sensación de que ese va a ser su último viaje.


El guión está muy bien escrito, y los diálogos son coherentes con las personalidades de los personajes, en ningún momento tenemos conversaciones tontas o alguna que otra frase forzada, como en todas las de Lucas, pero tampoco llegan al nivel de las de 'El Imperio Contraataca', que en mi opinión tiene las mejores frases. Sin embargo, hay algo en lo que esta película gana a todas las demás: las conversaciones con BB-8 y Chewbacca. Hay veces que no sabes lo que han dicho, simplemente puedes intuirlo, y al mismo tiempo, no confunden. A mí, personalmente, me importa tres bledos si no se sabe todo lo que ellos dos han dicho, y veo coherente que así sea, así que lo aplaudo con brutalidad y epicidad.

Ooooooh...

¡Y otra cosa respecto al guión! Diréis lo que queráis sobre el argumento, pero la historia es simple y está increíblemente bien explicada. El ejemplo lo tenemos en la base rebelde, cuando idean el plan de ataque contra la Starkiller: una vez han deducido todos los pasos que tienen que hacer, Poe Dameron, al final de la escena, los resume todos:
"Desactivar los escudos, rescatar a Rey y atacar el oscilador, entendido."
Puede parecer artificial, pero a mí no me lo parece en absoluto. Siempre que he tenido que realizar algo complejo en mi vida, que implique varios pasos y a varias personas, yo mismo repito de forma simplificada todos los pasos para asegurarme de que lo he entendido y grabármelos en la cabeza. Y, de paso que él mismo lo hace, también al espectador le queda todo mucho más claro.

Y sobre los actores... ¿qué puedo decir? Salvo el guión, que, de nuevo, trata un poco mal a Leia y a Chewbacca (¿qué les pasa a los guionistas con estos dos personajes?), el resto de personajes son muy carismáticos. A mí, personalmente, Poe Dameron me da un poco igual, y me cae normalín, pero entiendo que es cuestión de mi personalidad. Finn es un tío que cae bien, Rey es encantadora, Kylo... luego hablaré de Kylo, y Han y Luke están increíbles, sobre todo Luke (broma). Pero el que está pletórico es el general Hux. ¡Qué puto actorazo eres, Bill Weasley!


Y sí, he dicho todas las bondades de la película, pero me he dejado para el final las que están mejor conseguidas: las técnicas técnicas. La dirección, fotografía y sonido. Por dirección entendamos el movimiento de la cámara, el ritmo y el montaje, que lo apiño todo en una porque sé que Abrams, el director, estuvo muy presente en la postproducción. La fotografía es impresionante: no importa dónde pause la película, es una buena foto. No es broma: voy a abrir la peli, voy a dejarla pausada y voy a pinchar en algún lugar aleatorio, a ver qué sale (¡película, no me falles!). Han salido estas cuatro, y no son en absoluto las mejores que hay.




Bueno, esta mola un puñao.

Pero lo mejor de la película es el sonido. ¡Aaaaay, el sonido! ¡Qué maravilla, por favor! El sonido de las naves, tan como las originales, pero a la vez, tan mejorado... el del sable láser, más de lo mismo. ¿Pero qué me dices del sonido de la Fuerza? Se lleva la palma... Nunca antes había sentido tanto el poder de la fuerza, cómo Rey, que apenas tiene poder (aunque gane al malo ¬¬) apenas genera ese sonido, y cómo Kylo Ren, o Darth Vader en 'Rogue One', crean un sonido grave, intimidante, poderoso. Simplemente alucinante.

Pero no nos comamos las pollas todavía.


Quieta ahí, película... Me parece recordar que dije que eras la quinta de ocho que hay hechas, ¿verdad? No te vas a ir de aquí sin unos buenos azotes. Te he dicho las cositas graciosas que tienes, porque tienes muchas, pero tienes algunos fallos muy gordos, de hecho, tienes pocos, pero son muy importantes. 

En fin, querido lector. Como asumo que has visto la película, asumo que ponerla tan por las nubes como lo he hecho antes te ha rechinado un poco, y es normal. Venga, voy a decirlo, que estoy seguro de que lo estabas deseando: esta película es un rimeic del Episodio IV. ¡Alaaaa, ya lo he dicho! ¡Estarás contento! Ya lo dije en el top 8 que hice, pero te voy a resumir esta película: una persona joven y huérfana, que vive en un planeta desértico, y que no sabe quiénes son sus padres, desea ser piloto y vivir una vida de aventuras, mucho más trascendente que la rutina en la que vive y no le llena en absoluto. Por casualidades del destino, se encuentra con un robot, que contiene unos planos que buscan los villanos, por lo que ella se convierte automáticamente en una fugitiva. Gracias al Halcón Milenario y a la ayuda de otra persona, logra escapar del planeta. Un mentor le enseña lecciones de vida y le habla sobre la Fuerza, y, mira tú por donde, el protagonista acaba en la base de los malos. Se las apaña para sabotearla y destruirla con ayuda, aunque en el proceso pierde a su mentor y, tras pasar un poco de frío, viaja a un planeta verdoso en el que encuentra un maestro jedi retirado desde hace tiempo, un ermitaño, al cual pide que complete su entrenamiento.

DIEZ DE DIEZ. ¡Diez de diez!


No solo eso. En los títulos iniciales, volvemos a cometer errores, como todos los malditos comienzos de trilogía de Star Wars. En el Episodio IV tenemos al malvado Imperio, en el Episodio I, a la avariciosa Federación de Comercio, y el Episodio VII, que no podía ser menos, tenemos a la siniestra Primera Orden. Por favor... a mí me gusta que conserven la identidad de las originales, pero en lo malo no tenéis por qué copiar también. Si la Primera Orden es siniestra, tranquilo, lo averiguaré. Y si no lo es, me sentiré engañado, así que por favor, deja que juzgue por mí mismo, gracias. Además, Luke es el centro de los títulos iniciales, y tan solo aparece cinco segundos. Sí, vale, es como el objetivo y al final se cumple, pero entiende que me ponga quisquilloso, porque los títulos decían Luke Luke Luke y luego el objetivo de encontrar a Luke es tan solo el macguffin (si no sabes lo que es, pronto haré una entrada, pero básicamente es algo que mueve la trama pero no es importante).

Por otro lado, tenemos un tratamiento extraño sobre la historia de fondo y la política. Han pasado casi treinta años desde los acontecimientos de 'El Último Jedi', y vemos que las cosas no podrían estar más decadentes. La Primera Orden, surgida de las cenizas del Imperio, está muy fuerte, y la República, muy débil. Han y Leia hace años que no se ven, y su hijo ahora es un hijo de puta. Luke perdió a toda su legión de padawans y se ha exiliado... ¡joder! ¿Pero qué ha pasado? ¿Qué habéis hecho? No lo explican en ningún momento, todo queda en el aire, simplemente asumimos que ha pasado, pero necesitamos más respuestas, porque llevaba catorce años intentando saber qué ocurría en esos treinta años, y ahora que me los ofreces, me dices lo que le ocurre a Rey, pero no sé nada de los años de vacío que hay entre el Episodio VI y el VII.


Y el tratamiento de la política, más de lo mismo. Hubo un buen balance en los episodios V, VI y III, en los que la política era parte importante de la historia pero no interfería, y de pronto, en el Episodio VII no tenemos absolutamente nada. Lo único que sabemos: existe una República, que menciona el general Hux por encima un par de veces, tiene un ejército, que no sabemos dónde está, y existen unas personas que forman La Resistencia, que, a ojos de la gente, son repudiados por la República, pero en secreto, son apoyados.

¿Qué coño? Después de dos años y de unas lecturas de la historia expandida a través de libros y cómics, ya sé mejor todo lo que ha ocurrido, pero eso no va así, se supone que me he de enterar de todo lo que pasa en la película. Me la suda que quieras ampliar tu historia con libros: la historia de una película y su contexto, al menos el importante, debe quedar más que claro en la propia película, y el contexto político es muy importante.

Todas estas cosas me fastidian, porque yo entiendo que se guarden cosas como por qué la Primera Orden es tan fuerte si parten siendo los perdedores, pero al final, me han guardado tantas que siento que esta película depende demasiado en sus dos episodios siguientes, sobre todo en el VIII, y seguro que o sube un puesto, o lo baja, dependiendo de este.


Ah, ah, se me olvidaba. ¿Y por qué no hablamos sobre la destrucción del planeta que no es Coruscant pero lo parece? Qué soso, me recuerda a la frialdad con la que mataron otro planeta en el Episodio IV. Joder, qué película más igual al Episodio IV, macho.

Después, debo hablar sobre el uso, o abuso, que hace esta película sobre la nostalgia. Sin haber visto los episodios I, II y III, puedes ver perfectamente los episodios IV, V y VI. ¿Por qué no puede ser así también con el VII? Cuando aparece el Halcón Milenario, ¿por qué suena de pronto música épica? Es tan solo una nave vieja y echa polvo. ¿Por qué tenemos un plano super emotivo de Chewby y Han diciendo que han vuelto a casa? ¿Quiénes son estos tipos y de qué debería conocerlos? Esto es el inicio de una trilogía, separada ni más ni menos que treinta años de la original, debería ser una historia más independiente, y veo excelente que aparezcan todos los personajes antiguos, pero que suene música emotiva cuando aparece R2 desconectado (otro añadido a la sensación de decadencia), no lo entiendo. Es un robot, aún no es importante. ¿Acaso sonó música to wapa cuando apareció el Halcón por Primera vez? En absoluto. Pues como estos ejemplos, hay una barbaridad: la máscara de Vader, la aparición de C3...


Hablemos del ritmo. Antes dije que era muy bueno, y sí que lo es, salvo en un momento concreto, que es el de los raptars, o como se llamen esos pulpelotas. Yo entiendo que lo metieron porque, de no haberlo hecho, hubiera quedado un tramo sin acción """demasiado largo""", pero al meterlo, da la sensación de que esta película es ultra frenética. Verás, no sé tú, que sé que acostumbras a salvar el mundo semanalmente, pero yo vivo una aventura en la que cada diez minutos me juego el cuello y a los cuarenta minutos me da un chungo. No me creo que la suerte sea tan bondadosa con los protagonistas, ni me creo que se junten por azar personas con tal nivel de habilidad (menos Finn, que es majo). Es que es la misma sensación que la que tuve en el Episodio IV, en la que los cuatro protas, justamente, son la repolla de cebolla.

Y hablemos de Snoke, a ver qué tal. Cuando lo vi por primera vez, dije OH MAI GAD. JOLI FAQUIN SIET. ¡Era enorme! ¡Era el malo final y era un puto bicho de veinte metros! Me volví ultra fan, y hasta sentí miedo, lo digo en serio, me acojoné al verle. Eh, pues no, era un holograma, lolz, trolled. No he visto el tráiler del Episodio VIII, pero me cuentan que sale, y si no es así de grande, me llevaré un chasco. Será como la escena de 'El Emperador y sus Locuras', en la que te anticipan una Irma enorme y luego solo es un gatito. Claro, eso es gracioso. Pues lo otro, con Snoke, también, y no te interesa que ese personaje sea gracioso.


En fin, he hablado lo que creo que son todos los fallos graves de la película, que tiene más, pero tampoco me voy a detener en los menos importantes. Quiero decir que, por otra parte, entiendo estos fallos, e incluso apostaría a que se hicieron adrede. ¿Crees que no sabían, cuando estaban construyendo el guión, que la historia se parecía demasiado al Episodio IV? ¿Crees que no sabían que no estaban dando información sobre el pasado o sobre la política?

Por un lado, lo ideal hubiera sido no cometer nada de esto, pero por otro, Disney tenía que contentar a los fans que deseaban una película con el espíritu de antes (como yo), a otros fans que querían los efectos y 'espectacularidad' de la trilogía precuela, y a las perras nostálgicas que creó esta misma basura de trilogía precuela. Sí, sí, los culpables de dividir a la afición fueron los episodios I y II, y en ellos tenemos muchísima política, y demasiado contexto histórico. Eso, sumado a que algunos tíos decían que solo querían ver a Luke, Leia y Han vivir viejiaventuras en los planetas Tatooine, Endor y Hoth... pues entiendo que fueran conservadores con la historia, que además, hasta podría ser un paralelismo cara al futuro, no sé.

A parte, los tres principales tropos de la trilogía original eran la destrucción de una enorme estación de combate, la revelación del padre perdido y la reflexión sobre matar a la familia, y los tres, a falta de saber quiénes son los padres de Finn y Rey, se han desvelado ya.

Rey, y Kylo Ren.


La nueva trilogía se está apoyando en personajes muy especiales. Primero, tenemos a Rey Sinapellido, la prota y la jedi encubierta. Tiene mucha personalidad, y por dios, Daisy Ridley es encantadora. A mí me compró, y bueno, al resto del mundo, desde el principio. Es inocente, pero tiene carácter, y es genuinamente buena. No hay valor sin miedo, y no hay altruismo sin necesidad. Cuando le ofrecen sesenta porciones por el droide, ella parece haber visto la gloria del más allá, se nota que las necesita y que vive hambrienta, pero reflexiona, y no vende al droide. Es una buena persona, y una digna jedi, nos cae bien.

Tiene un par de momentos nonsens, pero bueno, son fallos de guión menos, al final, una preguntita pequeña en una hipotética sección 'Las preguntitas de Carli'. Lo que sí lamento de este personaje es que sea tan Mary Sue. Solo es derrotada una vez, en el bosque junto al Templo de Maz Kanata, vamos, cuando la secuestran. Quitando ese momento, dime un peligro en el que ella estuviera involucrada que ella misma no solucionase. ¡Si hasta le dice a Han lo que necesita para entrar en velocidad luz, cuando debería ser al revés! ¡Ella misma reconoció que solo conocía controles de cazas pequeños, y aun así venció en carrera a dos cazas TIE pilotados por profesionales! Y mi parte favorita es cuando aprende la Fuerza por ciencia infusa, que yo entiendo que plante cara a Kylo porque le salga instintivo en momentos de necesidad, pero... ¿cómo sabía que la persuasión de la Fuerza era algo posible? Mary Sue, con todas las letras... ojalá rebajen sus poderes en las próximas.


Y luego, está Kylo. ¿Por qué Kylo Ren ha separado a la audiencia? Unos le odian, y otros le aman. En realidad, tiene una explicación muy sencilla: porque él es, en sí mismo, un giro de guión. Al comienzo, parece omnipotente cuando detiene un bláster, cosa que no había pasado nunca y que nos dejó a todos flipando, e incluso lo mantiene parado hasta cuando nosotros ya nos habíamos olvidado de él. ¿No será acaso un dios, este tío?, pensamos todos, y la cosa es que la película avanza y se le ve imponente, dándole órdenes al general Hux, e incluso regañándole. Hasta que llega el momento de revelar el rostro.

Kylo Ren, el mítico dios nórdico que se folla a quien quiere y cuando quiere, ha dejado de darnos miedo. ¿Un crío? ¿Un puto crío con cara de olor a jazmín? ¿Por... por qué coño llevaba la máscara? No la estaría llevando por imitar a Darth Vader, ¿verdad?

Para no poder correr, les ha adelantado pero bien. Kylo 'Teleporter' Ren.

Se nos cae un mito. Este villano no es temible y maduro, como lo es Darth Vader, no es la gran sombra que el protagonista acabará derrotando, es un puto niñato de personalidad malcriada e inestable. ¡La luz le arrastra constantemente para que haga el bien, y él, sin embargo, se resiste! Solo hay dos posibilidades, o este tío es un Severus Snape, y por dios, ojalá que no lo sea, o este tío está puto ido de la olla y es increíblemente imprevisible. ¿No lo viste venir? ¡A él, en general, no se le ve venir! Hasta Hux, al final, le arrebata la autoridad que tenía al principio. Y para colmo, mata a Han Solo, su propio padre. Han, el protagonista que nos ha acompañado durante treinta años (en mi caso, menos), y a quien tenía un cariño enorme, y nos lo arrebata, injustamente.

¿Qué pasa? Que le odiamos. Le odiamos visceralmente, sabemos que es un niñato, pero para nosotros es un puto niñato, con el tono más despectivo que podamos transmitir. Por eso es tan buen villano, porque no copia a Darth Vader, porque precisamente es lo que él pretende y nos la coló, hasta que comenzamos a conocerle. Es el personaje de lejos mejor construido, y, por primera vez, un villano del que siento verdadero asco, es increíble, por ser tan triste, y tan poderoso.

En el momento en el que le dio el detonador a Chewby, supe que moriría: su estatu quo era cero.

Al final, se me ve el plumero.


¡Por supuesto! Para mí, esta película es la quinta, de ocho, con más calidad, pero es la segunda que más me gusta, me gustó mucho, ni lo niego ni lo escondo, y no me parecen mal sus errores, siempre desde el punto de vista subjetivo. Eso no la ha librado de que le dé la cera que se merece, que como ves, solo ha tenido tres fallos, pero han sido tres fallazos.

Estuve a punto de colocarla por encima del Episodio IV por su fotografía, dirección y sonido, pero recordé que la fotografía y el sonido de la Star Wars original era impresionantes para la época en la que fue filmada, y además, tenía una historia propia, no una copia, así que... ahí queda. Gran película, yo la recomiendo mucho.

Ahora mismo son las cuatro y media de la tarde del día siguiente al que empecé, faltando menos de seis horas para que vea el Episodio VIII. ¡QUÉ NERVIOS, COÑO! Mañana, por la tarde, caerá su reseña. Besis.


¡Lo más popular!

Película: Wonder Woman.

Hablo en defensa de Jumanji (2017).

Películas: La Amenaza Fantasma, El Ataque de los Clones, y La Venganza de los Sith.

¿Por qué DC va tan atrás respecto a Marvel?

Película: Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas.