Película: Los Últimos Jedi.


Cada nuevo episodio de Star Wars se ha convertido en un evento masivo que arrasa sin compasión cada mísera butaca de las sala de cine durante su primer fin de semana. Es tal la expectación y la legión de fans, y la lluvia de espoileracos que te comes al día siguiente, que si no la ves durante los tres primeros días, olvídate de la exclusiva. Yo, por supuesto, la vi el viernes y aquí me tienes, comentándola hoy para ti y solo para ti, más para orientar a aquel que no sepa si ir a verla o no que por otra cosa.

Pero antes, una pequeña reflexión. ¿A qué iluminado se le ocurrió eso de que el próximo día sea a partir de las 00:00? Siempre es de noche a esa hora. ¿Un nuevo día, comenzando por la noche? Vaya locos.

Un aviso muy grande para todo el mundo: esta reseña está escrita SIN ESPOILERS DE NINGUNA CLASE, y las fotos que utilizo para acompañarla son las sacadas del tráiler, e incluso no serán las más importantes. Dicho esto... gogogogogo.

En terrenos desconocidos.


Siempre dije que 'El Despertar de la Fuerza' había sido tan calcada al Episodio IV únicamente para que los fans más radicales y las perras nostálgicas no lloraran a Disney. Por supuesto, lloraron igual, porque es lo único que saben hacer, pero Disney demostró lo que quería, que era copiar bien una fórmula ya conocida.

Sí, sí, muy bonito, pero llega el Episodio VIII y la gente espera algo nuevo, algo que, por fin, nos sorprenda. La cosa es que yo me vi sorprendido por la clase de historia que maneja esta película: no tiene nada que ver con nada que haya visto antes, ni en Star Wars, ni en ninguna parte. La película se arriesga y lo hace sin miedo, y pese a ser una Star Wars comercial, tiene algunos puntos propios de una película de autor, algunos puntos raros de cojones. Y otros puntos directamente radicales.


Lo cierto es que desde el Episodio VI no ocurría nada que no me sorprendiera, al fin y al cabo, el final de la trilogía precuela ya te lo sabes, y lo que ocurre mientras tanto no despierta demasiado tu interés para que la historia te importe.
"No me gusta la arena." «Llorica Skywalker»
Y en esta película, no te voy a mentir, me llevé un par de sorpresas. No sabes por qué derroteros va a ir, y cuando parece que va por un lado, se va por otro, y además, es bastante intensa. Con intensa quiero decir que tiene bastante tensión, pero la maneja de forma constante a lo largo de toda la película, de forma que no te enteras de que estás tenso hasta que acaba. Por supuesto, hay puntos de descanso, y de hecho, tengo un problema con ellos.

Sobre el ritmo.


Hay quien dice que esta película es aburrida. Para pensar eso, necesitas cumplir dos criterios: no ser fan de Star Wars, y esperarte a Jesucristo convertido en película frenética palomitera y pura adrenalina. Le digo al fan, aunque seguro que ya la habrá visto, que no, esta película no es Jesucristo, ninguna película lo es. Y al que no es fan, debo hablarle sobre el ritmo.

Esta película tiene tres tramas principales, que se van alternando en pantalla. Una de ellas es la principal, y es la más intensa de las tres, es donde se construye la tensión argumental. Luego, hay otra que, aunque en ocasiones sea tranquila y tenga momentos pausados, a la chita callando comienza a robar el protagonismo. Y luego hay una tercera, que estoy seguro que es la trama que hace que el que no es fan se aburra, porque es, por lo general, tranquila. Bueno, tranquila 100% no, pero tiene muy poco que ver con la historia principal, y eso
  1. puede sacar de la trama principal al que no esté comprometido, y
  2. a veces un momento tranquilo de la segunda trama es seguido por un momento de la tercera, generalmente tranquilo también.

Problema de ritmo, como tal, no lo tiene, porque las tres tramas al final construyen la historia y están relacionadas, y la película no es para nada aburrida, pero no tiene tanta acción como el Episodio VII, porque 'Los Últimos Jedi' es más reflexiva y oscura.

Sobre la historia.


La verdad es que, si me pidieras un resumen de la película, te lo podría dar en un momento. La historia es simple, fácil de comprimir, y podrían parecer que han pasado pocas cosas, pero para nada. Esta película deja a un lado la historia argumental, lo que viene a ser 'las cosas que pasan', y se centra en los personajes y su evolución. Como ya he dicho, es más reflexiva que la anterior, y se toma más momentos tranquilos para darle al coco.

El contexto político, por fin, vuelve. No es nada exagerado, la verdad, apenas se nota, pero al menos se nota, y te explican algunas cosas que en el Episodio VII no hacen en absoluto. Aunque parece que tienen miedo de los dos primeros episodios (normal), y siguen tocando ese tema de risquiñuelas y sin amor.

¿Y los actores?


Bien, bien. Todos son grandes actores, ya tengan papeles agraciados o no. Hay un par de personajes que salieron bastante en 'El Despertar de la Fuerza' y aquí no salen prácticamente nada, cosa que lamento, pero luego hay personajes que en la anterior peli o bien no salen nada, o bien me daban igual, y en esta tienen más protagonismo, y compensa.

Poe Dameron, que en la anterior me dio completamente igual, me ha gustado mucho en esta película, tiene un gran papel. Finn más de lo mismo, en la anterior me cayó bien, pero se nota que ha madurado, y me gusta su evolución, me gusta. Luego está Rey, y qué voy a decir de Rey: es Daisy Ridley, es encantadora, me compró desde el principio en la película anterior, y lo ha hecho también en esta. Luke continúa, de forma coherente, con el antiguo Luke de 'El Retorno del Jedi', aunque estoy seguro de que la gente me dirá que no, que parece otro personaje. Bueno, eso es discutible, pero puede ser, y desde luego Mark Hamill es un genio. Andy Serkis como Snoke lo hace bien, tampoco es megaincreíble, y también tenemos un Kylo Ren brutal, que sigue la senda que comenzó en la anterior, y me parece un villanazo en toda regla. 

Quiero destacar a parte, por ser una completa sorpresa, el papel de Laura Dern, porque viene de la nada, pero tiene un papelazo.

Sobre el humor.


Esta película es más oscura que la anterior, bastante más, pero eso no quiere decir que deje al humor de lado. En esta película he sonreído más que con la anterior, más que nada porque sus chistes son más cortos y sutiles. Es decir, hay bastantes, pero no son los típicos que molesten, bueno, salvo uno al principio, que a mí me echó para atrás. Salvo eso, no tengo nada que decir: no soy una persona que el humor le moleste si está metido de forma sutil, y mi único deber en esta sección es advertir al alérgico de que existe.

Si te preguntas
"Pero ese pingüino... no será como los ewoks, ¿verdad?"
debes saber que no, tranquilo. A la hora de meter personajes monos para vender juguetes, esta trilogía lo está haciendo mejor que las otras. BB-8 en la primera me dio un poco igual, pero en esta película mola bastante, es digno heredero de R2, y sobre el pingüino, no te preocupes. Literalmente pega cuatro gritos en la película y no va más allá. No vencerá al Imperio, tranquilo.

La dirección, fotografía y efectos.


Bah, no tengo nada que decir respecto a los efectos, son increíbles, como siempre, mezclando lo físico y lo digital. En esta película hay más proporción de digital que la anterior, pero es que tiene tanta calidad que se lo puedo llegar a medio perdonar. Desde luego, muchos de los entornos son construidos, y eso es lo más importante, porque si el espacio no se ve completamente real... no me puedo creer la película. Muy bien. Disney tiene un músculo de efectos especiales muy tete valenciano.

Respecto a la fotografía, de nuevo, toma más riesgos respecto a la anterior, y yo diría que no tomaba tantos riesgos desde 'El Imperio Contraataca'. De la misma forma que ver un Vader en la cueva a cámara lenta (para que pensáramos que era falso) fue un riesgo en su momento, esta película se toma también licencias de ese tipo, con cámaras a veces rápidas y a veces lentas, en momentos muy concretos y sutiles, con mucho sentido, al menos en casi todos esos momentos. Es una película muy bonita de ver, en mi opinión, demasiadas escenas de noche, pero es cuestión de gustos.


Pero sobre la dirección sí quería hablar. Rian Johnson ha hecho un gran trabajo de dirección y de guión, y se nota que es él, porque veo en esta película la filosofía radical de 'Looper'. Este tío no se viene con medias tintas, si el tío quiere perseguir un mensaje, va hasta el final. Reconozco que, en los momentos normales, no es una dirección sobresaliente, pero este hombre destaca, sobre todo, en los momentos reflexivos y en los giros que el guión pueda dar.

Tenemos una historia con mensaje.


Y qué mensaje. Disney ha madurado bastante con el tiempo, y no solo ha empezado a cambiar sus propias películas de animación, sino que está dando bastante libertad a sus estudios afiliados para que hagan lo que deban hacer. 'Civil War' no tuvo problema alguno en mostrar una pelea sin contenciones, 'Infinity War' tiene pinta de que tampoco se van a contener, y tampoco quieren hacerlo con Star Wars.

No hay mucha violencia explícita, ni sangre... no, no, los tiros no van por ahí. Es sobre el mensaje, lo que la película te quiere decir una vez la has visto. Es una pena que, cerca del final, uno de los personajes lo enuncie explícitamente, porque estaba quedando sutil, pero fuerte. Debo destacarlo, porque no lo ves venir. Es un mensaje gris, arriesgado, muy poco Disney.

Personalmente, recomiendo ver esta película por la experiencia de hacerlo, es muy bonita para ver en cine, y es bastante interesante y rica. No obstante, por su carácter reflexivo, a algunas personas no les va a gustar, y por sus pequeños problemas de ritmo, a otras personas les pareció aburrida. A mí, como fan, me explotaron la cabeza.

Ah, y por supuesto, no me hago responsable de los espoileracos que pueda haber en los comentarios. ¡Besis de fresi para todis!

¡Lo más popular!

Película: Wonder Woman.

Hablo en defensa de Jumanji (2017).

¿Por qué DC va tan atrás respecto a Marvel?

Películas: La Amenaza Fantasma, El Ataque de los Clones, y La Venganza de los Sith.

Película: La Cuarta Fase.