Top: Mejores películas de Star Wars


Cuando hablamos de una franquicia de éxito que atrae a millones de espectadores a los cines, que, cada vez que estrena película, se convierte en evento, anunciado en los telediarios y que llena las calles de tíos disfrazados de cosas raras... es muy difícil guiarse por pensamientos objetivos.

La vida de la gente de a pie es una mierda, y son pequeños momentos como ese estreno después de tantos años sin droga espacial los que hacen que vivir merezca la pena. Yo no soy quién para quitar a nadie esos momentos, pero una cosa es que te alegre la vida, y otra depender de esta película. Me explico. La razón de que la gente en internet sea tan agresiva, además de la reflexión que tuve aquí en su momento, es porque tiene unas creencias firmes y duras, las cuales, cuando amenazas con romperlas, haces que le salten las alarmas. Es por eso que es tan complicado que alguien hable objetivamente de Star Wars sin que alguien eche bilis, y es normal. Para todo aquel ofendido con este top, recomiendo leer este cómic


Los criterios para ordenar estas películas de peor a mejor han sido los siguientes:
  • He tenido en cuenta las películas de forma individual.
  • Las referencias para fans no han sido premiadas.
  • He visto las películas desde fuera, no como un fan.
  • No tengo en cuenta absolutamente ninguna historia fuera de las películas.
  • Los efectos especiales son evaluados en el contexto de la época de cada estreno.
  • No me fijo en la música, aunque en 'Rogue One' sea de otro compositor.
  • Me fijo en historia, dirección, atmósfera, actuación, fotografía, maquillaje y efectos especiales, en ese orden.
  • Me fijo también en cuánto me aporta cada historia una vez la he visto.

Dicho esto... ¡Bienvenidos al top 8 de películas de Star Wars! Sí, por supuesto, con espoilers.

8. Episodio I: La Amenaza Fantasma.


En mi opinión, los efectos digitales no valen nada si no van acompañados de unos físicos que den verosimilitud al conjunto. Para todo aquel que pensó que, por tener los efectos especiales menos en cuenta que otras cosas, la trilogía precuela, con sus deplorables efectos, iba a ganar posiciones... bueno, pues no, y esta película está en último lugar de una forma merecida. No creo que las perras lloronas de la saga tengan mucho que llorar en los primeros puestos, y eso no quiere decir que vaya con ellas, en lo absoluto. En mi opinión, los fanáticos de Star Wars, los más extremistas y cerrados de mente, son uno de los peores grupos de fans del planeta. ¡Menos mal que la comunidad de Star Wars es muy grande!

Es septiembre del 99. Mi vida preescolar ha terminado, y, a punto de cumplir seis años, la vida me está reservando una etapa nueva. Un domingo, mis padres deciden llevarme al cine, al más grande de España, ni más ni menos, y dicen que voy a ver una película muy chula, que seguramente me guste. Entro en la sala 25 del Kinépolis de Madrid, en Ciudad de la Imagen, el tamaño me abruma... Y cuando las luces se apagan, entro en otro universo. Al día siguiente, mi padre trae la trilogía original en vídeo, del videoclub, y para el miércoles ya he terminado 'El Retorno del Jedi'.

'La Amenaza Fantasma' tiene el mérito de haber sido el gancho que me introdujo en la franquicia más maravillosa de todos los tiempos, pero es una película espantosa.

¿Qué puedo decir? La historia apenas tiene que ver con la que se desarrollaría en los siguientes episodios, el protagonista no está bien localizado, el malo sale cinco minutos y sus motivaciones son inexistentes. Tiene el mérito de ser la película que más aprovecha el CGI de la época, pero es un CGI vacío e inmaduro, que provoca que sus efectos especiales se vean pésimos. La dirección va sin rumbo, sin tener claro hacia dónde nos quiere llevar o qué nos quiere transmitir a parte de que Anakin es el puto amo, las actuaciones son flojas en general, y, aunque la acción nunca sea confusa, el argumento político de la película se me hace, aún a día de hoy, incomprensible.

Además, esta película contiene a Jar-Jar, seguramente el personaje más molesto de la historia. En fin... Nada más que alegar, señoría. 'Duel of the Fates' no salva a esta película.

7. Episodio II: El Ataque de los Clones.


Lo sé, lector, lo sé, estos puestos son más que predecibles. Seguimos, básicamente, en la misma tónica que antes, porque esta es la secuela inmediata de la anterior, con algunas cosas mejor y otras peor.

Sin duda, lo mejor de esta película es la batalla final en Geonosis, todo un espectáculo de lucecitas, y toda la trama de Jango y Obi-Wan es bastante interesante... Pero, ¿qué más? ¿Hay algo más que ensalce esta película a la altura de sus predecesoras? La historia es, por lo general, aburrida y enrevesada, y la trama de Anakin es lo peor.

La dirección no sé a dónde coño nos lleva, la fotografía mejora porque el CGI mejora, ni más ni menos, y los actores parecen robots. En otras palabras, esta película solo sirve para decirnos que las Guerras Clon han comenzado, pero solo nos muestran una batalla, el resto queda profundamente inconcluso, y los arcos de los personajes quedan a medias, salvo el de Anakin con Padme, y ni siquiera vemos una conclusión: la película se acaba literalmente con el final del arco.

Yo, personalmente, detesto esta película, sobre todo cuando miras todas y la tienes en cuenta como saga, y la única razón de que esté en la séptima posición es que, individualmente, es mejor película que 'La Amenaza Fantasma', ya que al menos hace cosas bien, como mostrar las motivaciones del villano, enseñarle más de cinco minutos, tener dos protagonistas claros y definidos, y un antagonista (Jango) interesante. El resto, es todo igual de malo, e incluso su historia es peor.

6. Episodio III: La Venganza de los Sith.


Ahora es cuando las cosas empiezan a complicarse, porque la diferencia de calidad entre la sexta en el top y la quinta no es para nada elevada. Sí, las tres películas que conforman las precuelas son consideradas para mí como las peores, de la forma más objetiva posible. El despliegue de medios es evidente: las originales, aunque antiguas, te atrapan, y las de disney, si bien no tienen la magia de las originales, lo compensan con unos efectos impresionantes, y unos personajes igualmente interesantes.

Poco tengo que justificar a la hora de decir que el Episodio III está por encima de los dos anteriores: de pronto, la atmósfera tonta, ñoña e infantil que se lleva respirando se transforma en una seria y madura. Anakin no está interpretado por el mejor actor, pero se nota que el guión le limita mucho, porque, tal y como indica el Crítico de la Nostalgia, las escenas en las que no habla representa a un personaje tridimensional y coherente.

La historia política se simplifica mucho en esta película, y se convierte en una simple lucha psicológica por el control de Anakin. De pronto, aunque los malos sean malísimos, los buenos resultan no ser tan buenos, y la película, en su segunda mitad, exuda una atmósfera de decadencia, de desesperanza hacia la república, un sentimiento 'Batman v Superman', pero justificado.

La Orden 66 marcó un antes y un después en mi persona. Parece como si, después de dos películas haciendo el tonto, George Lucas de pronto supiera hacia qué dirección quiere ir, y firma un par de minutos que, en mi opinión, son los mejores que ha dirigido. Y la música... ¡qué música! Es John Williams, como siempre, y es un diez de diez en todas sus películas, pero esta logró tirarme al suelo. Y la película no solo me cautivó con esa escena... el final es muy bueno. Tenemos dos duelos desarrollándose a la vez, y en ambos sientes el peligro, sabes cómo van a terminar, pero no de qué manera.

Pero si siempre fuera así de intensa, esta película habría llegado más alto. De nuevo y como en toda la trilogía, esta película abusa del CGI, que, de nuevo, aunque ha mejorado, sigue pareciendo irreal porque no hay nada físico cerca. ¿Cómo un actor va a ser bueno actuando con algo invisible? Un actor es un actor, no un imaginador, y, por supuesto, la atmósfera en esta película es muy pobre, porque ni el entorno parece existir, ni los actores parecen estar realmente comprometidos con las escenas de acción menos dramáticas.

5. Episodio VII: El Despertar de la Fuerza.


El 18 de diciembre de 2015 fue uno de los días más felices de mi vida. Por supuesto, no soy tan luser de secano como para que fuera el primero, pero fue un día muy especial para mí. Vi una película la cual llevaba dieciséis años preguntándome cómo sería en caso de existir, con una persona muy especial a mi lado. Cuando la mítica imagen final se deshizo en un fundido a negro, no pude hacer otra cosa sino abrazarla, y temblar de emoción: por fin había visto qué había sido de Luke Skywalker, mi personaje favorito, después de 'El Retorno del Jedi', y no podía estar más emocionado con el final de esa película.

A veces, abro yutub, pongo este vídeo y cierro los ojos, para revivir esa sensación otra vez.


Con esta película, sabes que Star Wars ha vuelto, bitches. La dirección de J.J. Abrams es muy superior a la de George Lucas, por eso 'El Despertar de la Fuerza' es superior a 'La Venganza de los Sith' en dirección, fotografía, maquillaje y efectos, actuación y atmósfera. ¡Au! Pero, pese a las emociones y el sueño de un fan hecho realidad, cuando analizas esta película de forma individual y desde fuera, pierde enteros a gran velocidad. Empecemos por el principio.

'El Despertar de la Fuerza' depende profundamente de su secuela. Su historia está contada de forma que genera más interrogantes de los que alcanza a contestar, y tenemos muchas lagunas. Algunas escenas que suceden dan por hecho que hemos visto las anteriores entregas, cosa que nunca pasó con el Episodio IV, el cual hacía referencia a eventos pasados, como las Guerras Clon, de forma anecdótica y sin trascendencia, únicamente para mostrar un universo vivo que ya existió antes de que Luke naciera.

Hablando del Episodio IV... En esta película tenemos la misma exacta historia que en esa, cosa que puede tener sentido a la larga cuando haya acabado el Episodio IX, pero que, analizándolo de forma individual, es un hándicap importante. No estoy hablando de que un héroe sea el elegido, el enemigo le dé un golpe, se recupere y lo venza: estoy hablando de un adolescente en el desierto, abandonado por sus padres, que encuentra un robot con unos planos cruciales para derrotar al enemigo; este mismo enemigo busca al robot y por ello ataca al protagonista, el cual recibe ayuda externa para viajar a otro planeta, en el cual encontrarán respuestas, pero es capturado por los enemigos. Aun así, se las apaña para liberarse e idear un plan in extremis para destruir un arma capaz de hacer explotar planetas, la cual destruyen justo antes de que dicha arma acabe con la base de los buenos, dejando al villano principal herido y a la deriva, vivo. A lo largo de esta aventura, el maestro del protagonista ha muerto, por lo que viaja a otro planeta verdoso sin más vida inteligente, en busca de un nuevo maestro más poderoso que vive años en el exilio.

Joder.

No solo eso. Tenemos un personaje Mary Sue, un villano final que solo sale treinta segundos y de nuevo nos deja con preguntas, y un villano que promete el oro y el moro y al final resulta decepcionante. Eso sí, el villano más relevante, Kylo Ren, es una auténtica obra maestra.

Y no he acabado: J.J. Abrams es un genio como director, siempre tendrá todo mi respeto, y supo revivir la saga galáctica que su propio creador casi mata una vez, pero se le dan fatal las escenas de genocidio, algo que tocaré con mayor profundidad cuando llegue la reseña de esta película.

'El Despertar de la Fuerza' es buena de calle para todo fan de la saga, por reinventar la saga tanto para gente que no la conocía, para gente que siempre la ha adorado e incluso para la perra nostálgica que solo quería una trama idéntica al Episodio IV, pero, desde fuera, tiene defectos que no puedo ignorar, y al acabar el visionado, dependo de la película que va a estrenarse para amarla más o para descubrir que todo era humo. El tiempo lo dirá, pero técnicamente, es un quinto puesto.

4. Episodio IV: Una Nueva Esperanza.


He estado a puntito de poner a esta película en el tercer lugar, y, tras mucho comerme el coco, se ha quedado con la cuarta posición por un simple detalle que revelaré llegado el puesto número tres. Pero créeme cuando digo que ordenar estas películas ha sido infernal, porque la diferencia es muy pequeña y prácticamente cien por cien subjetiva, ya que, al ser todas del mismo nivel, debo dar preferencia a un apartado respecto a otro en función de mi propias preferencias.

Esta película es mágica. Nos introduce a un universo cien por cien vivo, nuevo, relativamente original, y lo hace de forma acertada y magistral, sutil, pero contundente. Cuando debe exponer, lo hace de forma más o menos justificada, y cuando no hace falta exponer, no lo hace, porque nunca trata al espectador como tonto. Tiene bastante claro, además, qué ha pasado antes de que la película comience. Darth Vader no da miedo, pero nos llama la atención por encima de cualquier personaje, debido a su aura enigmática, enseguida nos encariñamos con Ben Kenobi y Luke Skywalker, y Han Solo y Chewbacca se roban el show. Leia, aunque la pobre sufre las fallas más grandes de guión, y su actuación no es perfecta, deja claro que no es una princesa al uso, y Tarkin es un villano frío, tranquilo y confiado. Quiero mencionarlos uno a uno porque la película hace que nos llamen la atención de forma magnética, utilizando juegos de atmósfera para definir a sus personajes en función del lugar que les rodea.

Y R2-D2 es el putísimo amo.

Si algo hace bien esta película es ser constante: tanto el primer acto, como el segundo, como el tercero, están bien hechos, son interesantes, y son muy diferentes entre sí. La dirección y atmósfera son muy acertadas, y al contrario de lo que dijo cierto yutuber de 'World of Warcraft', el cual demostró tener una impresionante incultura sobre el cine, los decorados y efectos no solo son avanzados a su tiempo, sino que tienen esa estética de forma completamente elegida.

No obstante, de la misma forma que es constantemente buena, es constantemente ñoña, el aparente sello de George Lucas, y, de nuevo, la que más padece de esto es Leia, siendo borde y gruñona claramente porque quieren hacer una mujer independiente y fuerte, en lugar de crear una mujer independiente y fuerte que pueda ser borde o gruñona. La evolución del trato que tiene con Luke es, cuanto menos, curiosa, porque de la nada pasa de gritarle por salvarle a darle mimitos. Además, en comparación a sus dos sucesoras, que tienen un sabor a épica redonda, esta, por algún motivo que no tengo nivel para descifrar, no me acaba de llegar como el resto, se me hace muy light.

3. Rogue One: Una Historia de Star Wars.


¿En qué cabeza cabe, oh maldito hereje, decir que 'Rogue One' es mejor que la leyenda? A la hora de evaluar estas dos, me puse a pensar. ¿Qué vale más, tres actos buenos de forma constante, o dos primeros actos regulares que sirvan para preparar un tercer acto perfecto? Bueno, sabéis cómo soy yo con los finales, que digo que son lo más importante de una película porque la moraleja y la sensación final recaen en ellos, y aun así, no supe qué decidir.

Hasta que entonces recordé algo. La razón por la que 'Una Nueva Esperanza' es buena, no tiene fallos importantes y no ofende a nadie en tuiter es, precisamente, porque no arriesga nada. Lo que tiene de genial e innovador en efectos y atmósfera, lo tiene de absolutamente estándar en lo demás. George Lucas la escribió usando técnicas de guión, técnicas como que si hay unos buenos muy buenos y unos malos muy malos, la gente se siente más identificada con los buenos... Y el viaje del héroe que vive Luke es calcadito al de cualquier técnica que veas escrita.

'Una Nueva Esperanza' no arriesga, no habla sobre malos no tan malos y buenos no tan buenos, y no mata a sus protagonistas. No planea una atmósfera calculada, cerca del final, cuando los protagonistas acaban de morir y tus sentimientos están a flor de piel, en la que un corredor sombrío y una respiración metálica consiguen helar tu sangre. ¿Apelo aquí a sentimientos? Sí, pero son sentimientos calculados para lograr una escena siguiente más potente, así que siguen siendo técnicas analizables.

Poco más puedo decir sobre esta película. Tiene dos primeros actos muy regular-mal, las motivaciones de los protagonistas no me las creo, pero, por otro lado, llena de vida el universo de Star Wars, de coherencia, tanta que puedes estar allí y vivir la emoción de una batalla que, no sé por qué, siempre que la veo me pongo nervioso por lo que pueda suceder, por la dirección, la fotografía (que es preciosa), los efectos, que son un diez, en serio, los efectos digitales de esta peli son los mejores que he visto en mi vida, y una dirección que se nota que sabe lo que hace, incluso contando con las regrabaciones.

En otras palabras: lo que carece de motivación de personajes e historia, lo compensa con una atmósfera, dirección y efectos magistrales. Y el villano es buenísimo.

2. Episodio VI: El Retorno del Jedi.


Y de nuevo, aquí estamos para crear polémica, con la película menos querida de la trilogía original, en el segundo puesto. Admítelo, sabías cuál iba a ser el primero desde el principio, pero no queremos hablar ahora de él. ¿Por qué, oh todopoderoso Carli, pones en segundo lugar una película cuya primera media hora es absolutamente inútil para la construcción de la historia de la trilogía? ¿Por qué ewoks, Carli?
¿POR QUÉ EWOKS?
Buena pregunta. Esta película no hace, en sí, nada mal. No hay un fragmento que lo veas y te dé asco, y de hecho, el primer acto mola, pero una vez vista la película, no va a ningún faquin sitio, no sirve de nada, tan solo te da un paseo por el universo para
  1. Volver a Tatooine, y dar sensación de avance, al colocar a Luke de nuevo en el lugar donde empezó todo.
  2. Mostrarte a un Jabba del que tanto hemos oído hablar.
  3. Matar a Bobba de forma estúpida.
  4. Dar la sensación de operación encubierta secreta Bond 007 premium.
Admitámoslo, cuantas más vueltas le des, menos sentido tiene el primer acto. En el segundo, la cosa mejora, porque te lleva directamente a la luna de Endor, con los tres personajes principales por fin juntos, para dar la sensación de batalla final, y a la vez de peligro, porque Vader sabe lo que se cuece. Y sí, los ewoks no me gustan, y como mensaje de 'bosque gana a acero' me parece forzado. Son una tribu estándar, supersticiosa, y son demasiado monos para ir a la guerra, y hasta ofensivo que ganen a un imperio preparado, el cual, de cierto modo, es temible para el espectador, aunque sus soldados sean ridículos.

PERO.

Funciona. Como ya he dicho antes, llegado al cuarto puesto, la diferencia entre cuarto y segundo puesto se basa en qué valoro más, porque considero que las tres películas tienen el mismo nivel. Sé que habrá gente que opine que meter un primer acto inútil es criminal y motivo del cuarto puesto, pero lo cierto es que a mí no me parece que sea en absoluto grave, pues, aunque no sirva directamente a la trama, nos muestra evolución en los personajes y nos enseña más de este universo vivo que queremos ver. Por supuesto, es un fallo, pero me parece más grave hacer una película buena pero ñoña a partes iguales.

¿Por qué digo esto? Como ya he dicho, funciona. La escena de Jabba y el Sarlacc es una que se quedó grabada en mi memoria casi por encima de cualquiera, y, aunque sean una tribu de ositos monos estándar diseñados para vender juguetes, son graciosos como tribu y dramáticos como guerreros. Porque vemos morir a esos ositos. Les vemos fallar, y manejar trampas que sí están a la altura de unos AT-AT. Y por dios, no seáis ingenuos, el Imperio falla por mano rebelde.

Pero vamos a dejar las justificaciones a un lado y argumentar por qué está aquí. ¿Dos actos regulares compensan si preparan un tercer acto impresionante? Mi respuesta es sí, y ya os firmo que el final de 'El Retorno del Jedi' es impresionante, tanto como que es lo mejor que tiene toda la saga de Star Wars. La analizaré en profundidad cuando toque, pero solo digo que esa batalla espacial, y esa batalla Luke-Vader, así como toda la evolución de Luke a lo largo de la película, es diamante puro, es la razón por la que es mi personaje favorito, porque es, de lejos, uno de los más complejos e incomprendidos de la saga.
¿Matarías a alguien de tu familia por poder? ¿Matarías a alguien de tu familia porque 'debe hacerse'?
Este mensaje es el que ha definido a esta saga para siempre, desde esta película. Uno de los mejores mensajes, y más profundos, que he conocido en mi historia cinéfila.

1. Episodio V: El Imperio Contraataca


¿Qué pasa si cogemos toda esa dicotomía bidimensional bien-mal de la primera entrega y la convertimos en tridimensional? ¿Qué pasa si, en una secuela, aprovechamos la expansión del universo para explotar las mentes de los espectadores?

Irvin Kershner tenía solo dos directrices principales por parte de George Lucas: Darth Vader es el padre de Luke, y haz una película que triunfe para que pueda construir mi rancho en esta pradera. Por supuesto, también tuvo en las manos el guión de Lawrence Kasdan y Leigh Brackett, pero un guión solo da pautas, básicamente solo cuenta lo que ocurre, y el que tiene que dar la visión, el enfoque y, por tanto, el mensaje, es el director.

No creo que sea una sorpresa para ti que diga que le dio uno de los mejores, si no es el mejor enfoque posible. Los efectos en esta película han mejorado, y se agradecen, porque nos ofrecen más posibilidades narrativas, como una ciudad flotante en medio de las interminables nubes de Bespin. Las actuaciones se vuelven más experimentadas, por eso de que ya es la segunda vez que actúan como esos personajes, y la atmósfera es dura, es, de alguna forma, desengañada.

Bienvenidos al mundo real, personajes. El fin de la Estrella de la Muerte no supuso el fin de su Imperio, ni mucho menos, solo su enfado. El protagonista puede perder frente al villano, puede perder la mano, puede perder su sable. El villano, tan odiado por el protagonista, el cual solo le ve como la persona que ha de matar para vencer al Imperio, es su propio padre.

Y entonces todo se nubla. En esta película hablamos sobre la Fuerza. Sobre la familia, la que perdemos, la que no queríamos encontrar, no como nos la encontramos. El mundo no nos da las cosas como a nosotros nos gustan, y madurar significa aceptar que no tienes el control, pero tienes todo el control sobre las acciones que puedes hacer.

Por elevar Star Wars a otro nivel, por tener un buen guión, una buena dirección... qué diantre. Por hacer todo mejor que las otras películas de Star Wars, 'El Imperio Contraataca' merece sobradamente el primer puesto. Gracias.

Y tú, ¿qué opinas? Estoy seguro de que cambiarías algo, ¿el qué? No dudes en compartirlo si te apetece, y si no, siempre te quedará insultarme por tuiter.

¡Lo más popular!

Gamora y Thanos: conocer sobre alguien mediante interacciones.

Película: Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas.

El viaje del héroe de Thanos.

Película: Wonder Woman.

Videojuego: League of Legends (PC).