Cómo usar Telegram, para principiantes.

Xataka, te robo la imagen, que soy demasiado vago como para hacer la mía. Gracias, crack.

Con las nuevas políticas de WhatsApp, mucha gente ha encontrado la excusa (o la gota que colma el vaso) para pasarse a su principal competetente, Telegram. Yo siempre he sido de la compañía verde a muerte: me parece más directa, más simple y todo el mundo está ahí. Digamos que estaba de acuerdo en que un empresario de la app pudiera ver mis fotopenes de forma aleatoria, con tal de mantener esa comodidad. Sin embargo, antes prefiero usar una app que usa mucha menos gente con tal de no ser tratado como puto ganado. Y ahora que es oficial que los de WhatsApp quieren tener bien vigiladito todo lo que escribes, mandas y envías por voz, con tal de "mandarte mejores anuncios", me he cambiado de bando.

Y no me arrepiento, Telegram es cojonudo. Pero también es un dolor en el culo aprender a usarlo.


Imagina Telegram como si fuera un tren. El objetivo principal de la app es chatear, igual que el objetivo de un tren es transportarte, pero por el camino tienes otras posibilidades que para el caso puedes hacer por el mismo precio de la entrada. Tienes un baño, un mueble bar, un espejo para maquillarte, una pantallita con una peli delante de tu asiento, hay una guardería, una bolera... pero claro, tú imagina que metes en un tren a alguien que no ha visto uno en su vida, ¡se pierde! En Telegram chateas, pero puedes hacer más cosas que no necesariamente tienen que ver con hablar; la interfaz de la app es de todo menos intuitiva, y no se molestan ni un segundo en explicarte nada.

Para colmo, la gente pionera, que ya sabía que Telegram se comería a WhatsApp en los próximos años, me lleva buen tiempo hablando sobre lo bueno que era la app azul respecto a la verde, pero nunca, nunca me explicaron por qué. Por lo que veo, ésto es algo muy común, y al final, los que se instalan Telegram por probar acaban viendo un Whatsapp azul y mucho más lioso. Y la gente se larga.


¡Por eso estoy hoy aquí! Después de aprender el funcionamiento de la app a la fuerza, no me considero un maestro ni muchísimo menos, ni siquiera un aficionado, pero sé las mecánicas básicas, y te las sé explicar para que a partir de ahí cualquiera vaya tirando. Así que, tanto si llevas tiempo usando Telegram pero te has limitado a usar el chat, como si has creído que te estaba insultando cuando he dicho su nombre por primera vez, esta entrada es para ti.

Ya verás que al final es bien sencillito.

Los 5 tipos de chat que puedes tener.


En Whatsapp puedes tener 3 tipos de chat: el básico, las llamadas y los grupos. Muy básico, pero muy claro, así que nadie ha tenido problema nunca. Con Telegram el número aumenta a 5, y como he dicho antes, para cualquiera que acaba de instalar la app es más bien una desventaja. Si entiendes los 5 tipos, ya lo tendrás casi todo.


Chat estándar: no hay mucho misterio. Para chatear, tienes las palabras escritas, los audios y un cacharrito que graba vídeos en baja calidad, por si tuvieras que mandar un audio enseñando detalles. El secreto está en que el videoaudio es secreto, y se desbloquea pulsando un toquecito sobre los audios. Así se cambia entre uno y otro. Otras características nuevas, y no me gustan especialmente, son que puedes editar tus mensajes y también borrarlos para la otra persona, sin que al otro le salga el aviso de que has borrado algo. Por lo demás, tienes los emojis, los gifs y los stickers como en Whats (y sí, pesaos, Tele lo hizo primero). Sobre cómo conseguir stickers y pasarlos de WhatsApp a Telegram hablaré otro día, probablemente.

Chat secreto: éste es una variante del primero y no cuenta en la numeración. Me parece una gilipollez. Si tienes una madre o una pareja que te espía, mándales a tomar por culo y ya está.


Llamadas: pues éso, llamadas, está arriba a la derecha del chat, como en WhatsApp.


Grupos: la gran diferencia respecto a WhatsApp es que en W los desconocidos aparecen como un número, y en T aparecen con el nombre que ellos se hayan querido poner. Además, hay grupos abiertos en los que se puede unir quien quiera.


Canales: ésto es algo que la gran W tenía antes (máomeno), pero los quitaron. Es algo tan sencillo como un chat en el que no puedes escribir, y al que hay mucha gente suscrita. El jefe del canal escribirá cosas de cuándo en cuándo, generalmente noticias, y tú las irás leyendo, hasta que te hartes y lo elimines de tu teléfono.


Bots: la gran chicha de Telegram está aquí. Los bots son herramientas con las que mejorar tu experiencia con la aplicación, pero sólo son éso, herramientas. La gran diferencia respecto a los canales es que los canales sólo informan y no puedes interactuar con ellos, pero con un bot sí puedes interactuar, de hecho es la única forma con la que funcionan. Hay bots para descargarte música de Youtube, otros para piratear libros electrónicos, para traducirte lo que le envíes de cualquier idioma a cualquier otro, para mandarles un audio y que te lo transcriban a texto... Tengo hasta uno que me envía memes aleatorios cuando yo quiero, y otro que me recuerda cuándo salen las nuevas temporadas de las series que sigo.

Telegram es muy configurable, y aunque no tiene algunas opciones básicas que WhatsApp sí tiene, los canales y los bots hacen la experiencia más completa. Obviamente, sigue sólo aquéllo que te va a servir para algo. (40º de vicio, navega con responsabilidad)

Entendiendo la interfaz de Telegram.


Una vez te la conoces, de repente todo está en su sitio y bien colocadito, pero al principio choca un poco, y todo es culpa del buscador. Al contrario que instagram, que el buscador tiene su propia ventana, en la que podrían venir también las búsquedas recientes, canales recomendados y demás, el buscador está integrado dentro de la ventana de chats (la única ventana), y se apodera de ella cuando estás buscando algo. En móvil ésto no es tanto problema, pero en la versión para ordenador, que me parece buenísima, hay dos secciones en la pantalla: la lista tanto de chats como de búsquedas, y tu chat actual. Significa que, si estás buscando algo, por más que puedas hablar con tu chat actual, si quieres mirar a ver quién te ha escrito un nuevo mensaje, tienes que acordarte de desactivar el botón de búsqueda, que yo más de una vez me he hecho un lío.

En WhatsApp, cuando buscas es o una frase con la palabra que estás buscando, o alguno de tus contactos del teléfono. Es simplísimo, así que no hay pérdida, pero en Telegram como digo hay más funcionalidades, pero como no explican ni media, te pierdes. Y ésto es porque, simplemente, el buscador no es lo mejor para buscar contactos, ya que arriba a la izquierda de la app, en las 3 rayas, hay una sección llamada "Contactos" en la que te aparecen bien ordenaditos. No, el buscador es para otra cosa. Verás, como he avanzado antes, en la gran T tú te pones tu propio nombre de usuario (el típico @) y el nombre con el que quieres que te vea la gente. Exactamente igual que en Instagram o Twitter, y aunque yo sé que nadie te lo dijo, puedes usar Telegram como estas redes sociales: no puedes "seguir" a nadie, pero si localizas a alguien que te cae bien, aunque no le conozcas, puedes empezar a hablar con él.


Ésto es lo más lioso del buscador. Imagínate que tu madre se instala Telegram por probar, busca a su amigo Abelardo para saludarle, y cuando teclea "Abelardo" en el buscador, le sale de todo menos su contacto de teléfono. Si el contacto tiene Telegram, saldrá como la primera opción, y también te saldrán mensajes que contengan la palabra, pero en el camino te saldrá un nisu llamado AJ Marquez cuyo nombre de usuario es @abelardo, también te saldrá un tal @abelardo338, y un canal llamado "Abelardo Presidente 2022".

Claro, imagínate la confusión de tu madre cuando le empiezan a salir un montón de gente que no conoce. ¿No era un WhatsApp azul? ¿Qué coño pinta esa gente? Resulta que en ningún momento se explica que ésto puede pasar, y en el proceso, podría unirse sin quererlo al canal de Abelardo Presidente y se encuentra apoyando la candidatura a la presidencia de un abogado en Colombia. Toda una situación.


Por lo demás, la app es muy parecida a WhatsApp. Una función que no tiene la otra y es bastante útil son las carpetas, dentro de los ajustes, que están arriba a la izquierda. Ya que en telegram hay chats, grupos, canales y bots, te permite organizar tus chats para poder encontrarlos todos fácilmente, y puedes hacer carpetas automáticas, como decir que en una carpeta vayan todos los bots automáticamente, sin necesidad de meterlos cada vez que añades otro. Éso sí, la pestaña principal siempre será un pifostio, por eso siempre estoy moviéndome de una carpeta a otra, y en cada una he metido un tipo de chat distinto. Para mantener la interfaz tan limpia como mi pubis.

Suficiente por hoy.


Como ves, Telegram en general es muy útil y abarca más que WhatsApp, pero tiene, entre otras taras, la de dejar al nuevo completamente a su suerte, aunque les trate como a seres humanos, dándoles info sobre las nuevas actualizaciones para quien quiera leer esos coñazos, y, de momento, no vendiendo públicamente su información privada.

Espero que, con el pequeño tutorial de hoy, me haya explicado lo suficientemente bien como para que, si vuelves en la app o ya estés en ella, te atrevas a utilizar más funcionalidades de las que estabas usando. En fin, te dejo ya. Estoy montando packs de stickers con los stickers favoritos que tenía en WhatsApp gracias a un bot, y esa tarea no va a hacerse sola. ¡Un besi de telegrafresi!

Comentarios

Publicar un comentario

¡Lo más popular!

Top: Mejores iniciales en Pokémon.

'Shrek 2' es la secuela perfecta.

Películas: 'Cómo Entrenar a tu Dragón', la trilogía.

Película: Las Vidas Posibles de Mr. Nobody.

Gamora y Thanos: conocer sobre alguien mediante interacciones.