No existe el género de 'superhéroes'.


Los críticos de cine tienen algo en contra de las películas sobre superhéroes. No es que las odien, pero no las consideran al nivel de otras películas, y quizá tengan razón, quizá el género de superhéroes sea vacío y bombástico por definición... o quizá no. Quizá los críticos y el mundo entero se estén equivocando...


Admitámoslo, las películas de superhéroes no son profundas. Ponte en la piel de alguien de cierta edad, criado con las películas de Hepburn y de Chaplin, de Paco Martínez Soria, de Fernando Fernán Gómez. Todas son historias pausadas, de drama comedido, sin acción ni explosiones. Esa gente puede ir a ver una película de superhéroes y puede que le guste, pero lo más normal es que no vea sentido en tanta acción y violencia.
"¿Y tantos golpes para qué, si en mis películas no hacían falta?"
Son otras historias para otros tiempos, pero la verdad es que muchas películas de súpers se caen a trozos en el tercer acto. Por esa maldita lucha final, que no viene bien siempre.

En ese sentido, son realmente sosas. A un hombre normal le sucede una experiencia traumática que le otorga poderes, y cuando decide ayudar a los indefensos con ellos, aparece otro villano, con su propia historia de origen, que confronta al protagonista, pelean, y el bueno gana. Así fueron durante años y años, y lo raro era que tuvieran secuela. El Spiderman de Sam Raimi tuvo tres películas, y los X-Men unas cuantas más, porque llevaron la historia típica a un nivel algo más profundo. A un nivel más profundo...


Así apareció Marvel, haciendo la historia típica de siempre, pero con un estilo propio, y con la promesa de que todo estaba conectado. Llegó 'Los Vengadores', un éxito, luego 'Iron Man 3', y todo cayó por los suelos. De una forma inexplicable, ahora que nada volvería a ser lo mismo, la historia típica ya no funcionaba, y debían mezclar géneros.

'Thor: El Mundo Oscuro' lo intentó, pero falló. Entonces apareció El Soldado de Invierno, y mezcló con éxito lo súper con los espías. Y luego, los Guardianes crearon una aventura espacial (me niego a llamarlo ópera espacial, es una nomenclatura cutre de cojones). Y Ant-man sorprendió a todos con la historia de un robo.

Robo superheroico.

Marvel encontró la fórmula. La solución no era hacer siempre lo mismo, sino mezclar el género de superhéroes con otro, de forma que ambos se enriquecieran.

Si no fuera porque no es verdad. Nunca hubo mezcla, ¿sabes? Al contrario de lo que piensa la gente, yo digo que...

Los superhéroes no son un género.

Drama superheroico.

Por supuesto, todo aquel que entienda de lo que hablo, espero que me perdone al simplificar todo tanto.

Normalmente, el protagonista de una historia es el héroe: siempre que sea bueno de corazón y detenga al mal, lo va a ser. Para ser súper, ha de tener características que le eleven del resto, y luchar contra amenazas que, de no tener esas habilidades, no podría ganar nunca. Esta premisa ya de por sí es una trampa, porque muchos escritores novatos hacen que sean los poderes los que salven la historia, en lugar de las férreas motivaciones del protagonista.

Analicemos la historia típica que he contado antes, ¿vale? Por lo general, tenemos una introducción, que suelen ser los orígenes tanto de héroe como de villano, y normalmente hacen que el origen sea muy parecido, de forma que sean las dos caras de la misma moneda. Aquí hay otra trampa, por cierto: convertir al villano en la otra cara de la moneda no vale nada si no están justificadas las dos partes. Un prota no es bueno por más que su contraparte sea mala, y aquí tenemos el claro ejemplo de Punisher.

Espionaje superheroico.

Lo normal es que tanto bueno como malo prueben y empiecen a dominar sus habilidades, hasta que al final, los dos sean visibles para el otro y todo acabe en un inevitable enfrentamiento. Por supuesto, para que el enfrentamiento esté justificado, el malo va a cometer un crimen, o ya lo ha cometido. Y aquí está la última trampa: no debemos temer solo el plan, también debemos temer al villano.

¿Has visto que la propia premisa argumental del superhéroe está llena de trampas? Han hecho falta años y años de películas para que nos vayamos dando cuenta de todas ellas, e incluso hoy en día, caemos. Pero... ¿lo has notado? Lo que he descrito arriba no es un género, sino una historia. ¡Y una historia no es un género! Si la historia es el qué, el género es el cómo.

De esta forma, decir que un villano será detenido por un héroe puede encajarse en cualquier género. Tenemos al ladrón que roba a los ricos para dárselo a los pobres, tenemos al hobbit que tira un anillo a la lava de un volcán, tenemos al detective que atrapa al asesino... ¡Y aquí me quiero detener!

Aventura superheroica.

Pongámonos en la piel del detective. Por supuesto, se puede hacer una comedia usando a un detective, y un drama sobre cómo un detective pierde a su mujer y lidia con la pérdida. Pero no, no, vamos a quedarnos en las historias típicas de detectives, donde ser detective no es algo secundario, sino lo importante. Las historias detectivescas pertenecen al género policíaco, siendo esta un subgénero.
"Ey, tío, ¿de qué va la novela que estás escribiendo?"
"Es una de detectives".
No hace falta que el segundo que ha hablado especifique que es policíaca, porque ya se da por hecho. Si es de detectives, hay que atrapar a un criminal, y eso lo convierte en historia policíaca.

Entonces, de la misma forma que el detective que atrapa al criminal... ¿los superhéroes son un subgénero?

La relación entre el género y sus personajes.

¿Medieval superheroico?

Antes he dicho que si la historia es el qué, el género es el cómo, y te he mentido un poco. Es verdad, el género marca el modo en el que lo cuentas, pero cierto tipo de historias van supeditadas a un género de forma casi obligatoria. Si el protagonista es un detective y la historia es de detectives, es porque va a atrapar a un criminal por cojones. Y si en lugar de atrapar a un criminal, fuera sobre la pérdida de su esposa por un cáncer y cómo ello afecta a su vida profesional, la historia dejaría de ser DE detectives, porque capturar al criminal ya no es el foco.

Un detective, si va a capturar a un criminal, depende del criminal para que la historia tenga lugar. La relación entre criminal y detective es absoluta, porque un detective sigue el rastro de alguien que ha cometido una fechoría. Un detective puede detener algo gordo a tiempo, pero siempre ha tirado de pistas de un crimen anterior. Tanto la policía como los detectives son reaccionarios y dependientes del crimen.

Bélico superheroico.

En las comedias románticas, otro subgénero, pasa algo parecido que con los superhéroes. El romance no es un género de por si, sino un tipo de historia, en la que lo importante es saber si dos personas acaban juntas o no. Por eso, el romance es un subgénero, generalmente comedia. Pero igual que el detective depende del criminal para hacer de detective, el romance depende de que dos personas sientan atracción.

Pero... ¿y un superhéroe? ¿Depende de algo? Depende, por supuesto, de un desafío que sea imposible de detener sin poderes, y que amenace a inocentes, pero nadie ha marcado la índole del desafío. Claro, puede ser un villano con poderes, o también un villano con traje y sin poderes. Puede ser una organización terrorista, una invasión alien, y en todos estos desafíos hay un líder, pero ¡el desafío puede ser un meteorito perfectamente!

La diferencia entre un detective y un superhéroe es que el mal, la amenaza a la que se enfrenta el héroe es mucho más abierta que el resto de subgéneros, y esto puede implicar algo interesante.

'Pantera Negra' y los nuevos horizontes.

Drama superheroico.

Se me viene a la cabeza la película 'Pantera Negra'. Sí, T'Challa tiene una fuerza superior a lo normal, pero... ¿en qué momento de su historia importa? Podría ser un humano completamente normal, y la historia no cambiaría en absoluto. Sería la Pantera Negra no solo por su fuerza, sino por sus artes marciales, su familia, y su determinación... y su traje. Traje que, por cierto, él no ha construido.

De este modo, si su desafío no requiere necesariamente poderes, si su traje no lo ha construido él, si su traje no es relevante para la historia... ¿Hasta qué punto 'Pantera Negra' se ubica en el subgénero de los superhéroes? Sí, por un lado nos cuadra, pero por otro lado, desafía cualquier definición que hemos hecho hasta ahora. La historia contada en 'Pantera Negra' cuadra con el subgénero superheroico, pero no utiliza los tropos típicos.

Drama, crítica social.

¿Tú dirías que historias como 'El Protegido', 'Múltiple' o 'Watchmen' son superheroicas? No lo son en absoluto. Las tres hablan sobre personajes con poderes, pero el núcleo de toda la historia no es ni sus poderes, ni la amenaza. Las dos primeras representan problemas derivados de sus poderes, pero su estructura narrativa no tiene nada que ver con la clásica. Y 'Watchmen' es, directamente, una reflexión sobre dios y los superpoderes. No pertenecen al subgénero superheroico.

De esta forma, podemos decir que hay películas que van de superhéroes (las que sí tendrían el subgénero), y películas con superhéroes, cuyo foco es otro completamente diferente, como si una historia habla sobre un detective al que el cáncer le ha quitado a la esposa, y cómo su pérdida afecta en su trabajo. Sí, es detective, pero el foco del problema es su gestión de la pérdida, y no capturar a cierto criminal. En el momento en el que capturar a ese criminal fuese importante, la historia dejaría de ser un drama, para ser un policíaco detectivesco con toques de drama.

Tragicomedia adolescente superheroica.

Por eso, a veces un subgénero, y a veces un adorno en la historia, los superhéroes no pueden representar un género por sí mismos. E incluso, debido a que su amenaza puede ser tan amplia, han demostrado que no han explotado todo lo que tienen que ofrecer, y aún tienen muchos tropos que romper.

Te ha escrito Carli, te da unas buenas tarde, y te desea un besi de fresi. Y como siempre, desde ¡MUY ROCAMBOLESCO!

¡Lo más popular!

Película: Wonder Woman.

Hablo en defensa de Jumanji (2017).

Películas: La Amenaza Fantasma, El Ataque de los Clones, y La Venganza de los Sith.

¿Por qué DC va tan atrás respecto a Marvel?

Película: Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas.